Lima, Andina. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aprobó un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$25 millones, dirigido a apoyar el Programa para el Desarrollo de una Nueva Matriz Energética Sostenible III.

Esta es la tercera operación de préstamo programático por el mismo monto, en el marco de los instrumentos flexibles del BID, cuyos fondos de desembolso rápido proporcionan apoyo a los cambios institucionales y de políticas a nivel sectorial o subsectorial, mediante un programa acordado de reformas.

Se prevé que con el mejoramiento de la matriz energética se optimizará el uso de gas y electricidad, pudiéndose reducir hasta en 50% la tasa de crecimiento del consumo de gas para generación eléctrica.

El proyecto apoya la inclusión de la variable ambiental y social, al incorporar una de las primeras evaluaciones ambientales estratégicas de política sectorial, contemplando además medidas de buenas prácticas en la gestión de los recursos fiscales originados en el sector energético.

En los años 2009 y 2010 el BID aprobó los dos primeros préstamos del programa, con los que se concretaron estímulos para el uso de energía renovable y eficiencia energética, mejora de la coordinación interinstitucional y actualización del balance energético nacional.

Asimismo, se apoyó a la incorporación de biocombustibles en las mezclas comercializadas, formulación de un Plan Nacional de Agroenergía y la formación de una Comisión Multisectorial sobre Bioenergía, entre otros logros.

El endeudamiento se efectuará con cargo al Apoyo a la Balanza de Pagos y será destinado para atender parte del pago del servicio de la deuda pública en armonía con el Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2012 - 2014.

La operación de endeudamiento contemplará el instrumento financiero denominado Facilidad de Conversión de Tasa de Moneda, así como la Facilidad de Conversión de Tasa de Interés.

El préstamo del BID se otorga con un plazo de 20 años, un período de gracia de cinco años y una tasa de interés basada en la Libor a tres meses, más un margen a ser determinado por el BID, siendo el organismo ejecutor el MEF.