El plan, que también busca orientar al país hacia un abastecimiento energético competitivo, es un instrumento referencial y ordenado que ha sido preparado por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) con el apoyo de una Comisión Consultiva, conformada por personalidades de los ámbitos energético, ambiental, social y económico del país, informó el ministerio en un comunicado.

"El suministro energético que respeta el medio ambiente y es a la vez seguro, confiable, oportuno y accesible para todos los sectores económicos y sociales del país, es determinante para asegurar el crecimiento económico hacia el desarrollo sostenible" , señaló Mayorga.

El plan considera poner en valor los principales recursos naturales del país, como el gas natural y las hidroeléctricas, para ponerlos a disposición del país "de manera eficiente y responsable así como implementar los programas de acceso a la energía para la ciudadanía."

Mayorga dijo que en los últimos diez años la oferta de energía fue suficiente para soportar el crecimiento económico a altas tasas y que la generación eléctrica incorporó hasta un 46% de la producción, con unidades térmicas al gas natural proveniente del yacimiento de Camisea.

El plan plantea, en ese sentido, disminuir la dependencia en la importación de hidrocarburos, para lo cual indica que se deberá promover el desarrollo de una Red Nacional de Ductos y la sustitución de la demanda de diesel por el gas natural.

Entre los proyectos relevantes para lograr esto está el desarrollo de corredores de GNL (gas natural licuado) inicialmente en las carreteras Panamericana Sur y Norte.

En la producción de hidrocarburos, propone incrementar la exploración, diversificando la actividad en cuencas frontera de mayor riesgo, e incentivar la exploración de áreas con prospectividad elevada de recursos de gas natural, así como impulsar la mayor producción de derivados de hidrocarburos líquidos y la modernización de las refinerías.

El ministro dijo que en el próximo periodo 2014-2025 se espera que el consumo final de energía esté relacionado principalmente con el desarrollo de la economía nacional, la puesta en operación de grandes proyectos mineros y la aplicación de medidas de uso eficiente de la energía (EE) en los sectores residencial, servicios, industrial y transporte.

"El gas natural continuará como el recurso que más se utilice tanto a nivel del consumo final como en el sector transformación y la petroquímica, requiriéndose el impulso a la exploración y desarrollo de hidrocarburos, la construcción de una red nacional de gasoductos y la modernización de las refinerías" , enfatizó.

Mayorga también señaló que el uso de energías renovables "continuará de manera decidida" y dijo que esta ha sido determinante en la matriz energética.

"Se pondrá en valor el potencial renovable convencional (hidroeléctricas) y no convencional, como una política de contribución al cambio climático" , manifestó.

El plan propone, en ese sentido, duplicar la capacidad hidroeléctrica en los próximos 7 años, encontrándose en desarrollo más de 2.000 megavatios y en proceso de licitación 1.200 megavatios adicionales para el 2021.

"El acceso a la energía será otro eje de trabajo en la próxima década que permitirá consolidar las reformas sectoriales, principalmente se cerrará la brecha de electricidad luego de más de un siglo y se masificará el consumo de gas natural en las regiones", concluyó Mayorga.