Lima. Con una inversión de US$90 millones, el gobierno peruano busca ampliar el abastecimiento de servicios de agua potable y saneamiento básico en cerca de 380 comunidades rurales y pequeñas ciudades de las regiones de Apurímac, Ayacucho, Cusco, Huancavelica y Puno.

Para ello, recibirá US$72 millones del Fondo Español de Cooperación para Agua y Saneamiento en América Latina y el Caribe. Mientras que Perú aportará los US$18 millones restantes a través del Programa ‘Agua para Todos’, ejecutado por el Viceministerio de Construcción y Saneamiento.

El proyecto, que beneficiará a cerca de 206 mil personas, será desarrollado en un período de cinco años por el gobierno junto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que prestó asistencia técnica en la preparación.

Los recursos financiarán principalmente la infraestructura y obras necesarias para expandir y mejorar las redes de agua potable y saneamiento en pequeñas ciudades y localidades rurales. Pero también permitirán el fortalecimiento de la capacidad de gestión del sector en materia de asistencia técnica, desarrollo de normas técnicas, planificación sectorial e investigación.

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, explicó que la iniciativa “está destinado a mejorar la salud y la calidad de vida de centenares de miles de personas que viven en algunas de las comunidades más pobres del hemisferio”, consignó el organismo en un comunicado.

Esta operación constituye el quinto proyecto de ampliación de cobertura y mejoramiento de los servicios de agua potable y saneamiento en el que el BID colabora con el Fondo Español, puesto en marcha en 2008 por iniciativa del presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero.

El BID y el gobierno de España firmaron en julio de 2009 un acuerdo para asociarse en proyectos de este tipo, que serían cofinanciados con donaciones españolas.