Lima. El ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) informó este jueves que cada hectárea de cultivo de arroz necesita en promedio 14.000 metros cúbicos (m3) de agua más que la que utiliza una hectárea de quinua, por lo que es más rentable la reconversión de cultivos.

"Una hectárea de arroz requiere en promedio unas 15.000 m3 de agua, y la quinua solo 1.000 m3. Por eso podríamos ampliar la frontera agrícola si garantizamos un menor uso del recurso hídrico de lo que se utiliza hoy en día en valles con amplio hectareaje de arroz, como por ejemplo en la zona de Lambayeque donde estamos lanzando el programa Proquinua", dijo el titular del Minagri, Juan Manuel Benites.

En el marco del lanzamiento del programa Proquinua, el ministro indicó que en Lambayeque hay aproximadamente unas 35.000 hectáreas de arroz.

"El Minagri ha identificado algunas empresas industriales que quieren comprar quinua, y así hemos organizado a productores para participar en este primer piloto que estamos impulsando hoy en la costa sobre la reconversión de cultivos de arroz", comentó en TV Perú.

La intención del programa Proquinua es doble: primero generar oferta adicional de quinua para abastecer al mercado; y segundo, mostrar a los agricultores costeños que ante la escasez del agua pueden optimizar su uso con cultivos que lo consumen menos.

En tanto, Proquinua recibe el apoyo de Agrobanco para disponer una línea de crédito a los agricultores para que puedan financiar la siembra del cereal.

"El costo de instalación (de cultivos) es bastante accesible. Son entre 6.000 nuevos soles (US$2.134) y 8.000 soles (US$2.844) por hectárea que se requiere para poder instalar cultivos de aproximadamente cuatro meses de maduración, es decir, en cuatro meses ya tendremos cosechas de quinua", manifestó Benites.

Para lograr el éxito del nuevo programa el Minagri ha coordinado con el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) para impulsar la exportación del producto.

"También trabajamos con el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) que tiene una demanda importante del cereal para la alimentación en los programas sociales", añadió.

Asimismo, el Minagri está apoyando en el mejoramiento genético del producto, ofreciendo semillas certificadas por el Instituto de Innovación Agraria (INIA). Para ello se ha utilizado el cereal en Cusco y Puno para realizar cultivos experimentales que se han adaptado a la costa.

"También ofrecemos asistencia técnica para hacer seguimiento a los cultivos. Además vamos a tener un programa intensivo en el INIA para captar a los profesionales del agro que quieran convertirse en expertos en quinua para que puedan asesorar a agricultores y empresas", expresó.

Actualmente existen 10.000 hectáreas de cultivos de quinua que están dispersos en la costa. El programa busca lograr una planificación de la producción para impulsar el cereal.