Lima, Andina. El Estado cuenta con todas las alternativas posibles que le permitirán atender plenamente la demanda eléctrica en todo el país, especialmente en la zona norte, afirmó el especialista en temas eléctricos de Laub & Quijandría Abogados y Consultores, Anthony Laub.

“Hoy tenemos centrales hidroeléctricas y térmicas en operación, otras similares en construcción, al igual que unidades de ciclo combinado y otras de diésel y carbón. Es decir, tenemos las cuatro fuentes principales cubiertas, por lo que los problemas de desabastecimiento quedarán superados muy pronto”, manifestó en declaraciones publicadas en el diario oficial El Peruano.

Sostuvo que el potencial hidroeléctrico peruano fluctúa entre los 50.000 y 60.000 megavatios.

“Esto es importante, porque las empresas grandes que toman una gran cantidad de energía, como las mineras, envían una señal económica muy poderosa a los inversionistas, quienes ven con buenos ojos el construir centrales en el Perú”, señaló.

Sin embargo, el especialista sostuvo que el tema principal ahora es que los programas de restricción eléctrica en la zona norte del país no afecten el desempeño de la región.

“Podríamos importar energía eléctrica desde Ecuador. Recordemos que contamos con una interconexión con ese país y hace algunos años le vendimos electricidad”, comentó Laub.

Agregó que esa interconexión ahora rinde frutos importantes, pues nos da posibilidad de comprar energía en situaciones como la actual.

Para el ejecutivo, este problema deriva de una falta de generación o de líneas de transmisión que permitan aliviar las cargas en el norte peruano.

"Lo que sucede es que no hubo un adecuado proceso para incentivar la pronta construcción de nuevas líneas de transmisión", precisó.

Laub aseguró que la demanda eléctrica creció cercana a la expansión del Producto Bruto Interno (PBI), lo que implicaba contar con, por lo menos, 300 megavatios de potencia instalada nueva cada año para cubrir esa demanda.

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) detalló que, en junio último, la producción de energía eléctrica en todo el país fue de 3,198 gigavatios hora (Gwh), resultado mayor en 8,5% respecto a la producido en el mismo mes de 2010.

La generación procedente de centrales hidroeléctricas representó el 51% (1,627 Gwh) del total de la producción nacional; mientras que la generación termoeléctrica representó el 49% (1,571 Gwh).