Lima, Andina. El ministerio de Economía y Finanzas (MEF) aseguró este martes que el Fondo para la Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo está totalmente financiado y la deuda actual, que asciende a unos 400 millones de nuevos soles (US$139,9 millones), se cancelará a mediados de este mes.

“El fondo está financiado, no es que no haya dinero para pagarlo. La deuda que se deje al siguiente gobierno por el fondo de combustibles va a ser cero. Es decir, no vamos a dejar ninguna deuda por la aplicación de este mecanismo”, manifestó el viceministro de Economía, Fernando Toledo.

En ese sentido, se refirió a la reciente publicación del decreto de urgencia que suspende temporalmente la actualización de las bandas de precios de los productos del Fondo para la Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo hasta el segundo jueves de junio.

Sostuvo que luego de un análisis exhaustivo, tomando en cuenta la coyuntura nacional e internacional, el Poder Ejecutivo consideró que lo más prudente fue adoptar esa medida.

“Si se hubiera permitido que el precio de los combustibles se incremente, obviamente las presiones inflacionarias habrían sido más altas”, indicó luego de su presentación ante la Comisión de Economía, Banca, Finanzas e Inteligencia Financiera del Congreso de la República.

Señaló que cuando se dictó el Decreto de Urgencia N° 012 para reducir el gasto público, se previó contar con recursos adicionales para financiar parte del Fondo para la Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo, de lo contrario hubiera ocurrido un déficit adicional, pero eso no sucedió.

“Entonces, lo que se ha hecho es simplemente acortar el gasto público y parte de estos recursos han ido para financiar el fondo. Ciertamente a mediados de mayo debe haber un pago para que no haya algún tipo de embalse al próximo gobierno”, indicó.

A inicios de abril el Poder Ejecutivo publicó el Decreto de Urgencia N° 012 que fortalece el Fondo de Estabilización Fiscal (FEF) con el fin de generar mayor ahorro público y la reducción del ritmo del gasto, para responder ante una eventual recaída de la economía mundial o desastres naturales y asegurar la transición del gobierno entregando una economía estable.