Lima. La estatal Perúpetro dijo este lunes que las negociaciones con el consorcio que opera los campos de gas peruano Camisea, para elevar las regalías por la exportación del fluido y su oferta interna culminarían en diciembre, un plazo menor al previsto anteriormente por ambas partes.

El consorcio que explota el gas natural de Camisea está conformado por la argentina Pluspetrol, la española Repsol-YPF, la estadounidense Hunt Oil, la coreana SK Energy, la argelina Sonatrach y la argentina Tecpetrol.

Las negociaciones entre Perúpetro con el Consorcio Camisea para aumentar las regalías a la exportación de gas comenzaron en julio, tras fuertes protestas de pobladores del sur en el país andino que se oponen al envío del vital combustible.

Luego, a fines de agosto, el gobierno peruano incluyó en la negociación el tema de la disponibilidad del gas en uno de los importantes lotes del consorcio, para que el fluido de ese campo sea destinado exclusivamente al mercado local.

"Lo que hemos convenido es que para diciembre deben estar culminados los dos temas", dijo a periodistas el presidente de Perúpetro, Daniel Saba.

Queja presidencial. Las declaraciones de Saba se producen luego de que el presidente peruano, Alan García, se quejara hace una semana por la "demora" en las negociaciones con el grupo que explota el gas de Camisea, ubicado en el sur este del país sudamericano.

Roberto Ramallo, gerente general de Pluspetrol Perú -que lidera el consorcio gasífero-, dijo recientemente que entendía la preocupación del gobierno por terminar rápido la negociación y estimó que ésta acabaría en menos de un año, antes de que culmine el mandato del presidente García en julio del 2011.