Lima. Alrededor del 55% de las prensas de vestir y calzado que se comercializan en la cadena de tiendas por departamento Ripley en el país ya es producción peruana, informó este martes su gerente de Comercialización, Eduardo Carriquiry.

Agregó que otras 60.000 prendas confeccionadas en Perú se vendieron en las tiendas de Ripley en Chile por un total de US$300 mil.

Dijo que a un año de la suscripción del contrato entre Ripley y el Comité de Confecciones de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) para abastecer a dicha cadena con confecciones peruanas, unas 60 micro, pequeñas y medianas empresas formales ya le han vendido más de 1.3 millones de prendas de vestir.

De esta manera, las ventas de confecciones textiles en la cadena de tiendas por departamentos Ripley se elevaron en 20% en los primeros diez meses de 2011, siendo un importante propulsor de este crecimiento los productos peruanos.

“La compra de más de 1.3 millones de prendas a proveedores nacionales representó en un año 23 millones de nuevos soles, especialmente en productos de tejidos de algodón plano y de punto”, expresó.

El convenio, firmado en setiembre de 2010, además de promover la comercialización de las confecciones peruanas, establece que los productores deben cumplir con estándares de calidad similares a los que exige el mercado internacional para la exportación.

Carriquiry sostuvo que el cliente está valorando cada vez más el atributo “Hecho en el Perú” y prefiriendo los productos nacionales.

De otro lado, el presidente del Comité de Confecciones de la SNI, Mario Fiocco, dijo que tras la suscripción del contrato, la compra a los proveedores locales de la SNI saltó de 150 mil unidades a esa gran cifra de más de 1.3 millones, creciendo en casi 800%.

Explicó que para 2012 se prevé un muy alto crecimiento en la medida que se incorporen nuevas empresas peruanas al Comité de Confecciones de la SNI y se certifiquen ante Certint (Certificaciones Internacionales) para que puedan obtener el certificado de Responsabilidad Social.

“Con ello el volumen de prendas adquiridas por Ripley será mayor, lo que a su vez constituye una excelente oportunidad para que los productos nacionales compitan con otras confecciones del mundo que también se venden en Ripley”, indicó.

También dijo que espera que en el mediano plazo las pequeñas empresas de provincias puedan cumplir con los requisitos de certificación requeridos por el Comité de Confecciones de la SNI, para que se incorporen a la base de proveedores de Ripley.

Por su parte, Carriquiry afirmó que las pequeñas y medianas empresas (pyms) vienen demostrando un alto nivel de competencia pues brindaron un servicio de primera al cumplir en un 98 por ciento con las expectativas de calidad y los tiempos de entrega establecidos.

“Gracias al esfuerzo de la SNI y al equipo de la tienda, estos proveedores están hoy día capacitados para cumplir las exigencias de cualquier programa de exportación”, consideró.