Lima. Las exportaciones de pisco, bebida de bandera del Perú, se han multiplicado 47 veces en los últimos nueve años, según un estudio del Instituto de Estudios Económicos y Sociales (IEES) de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

De acuerdo con información de Aduanas, en el año 2002 las exportaciones alcanzaron los US$79.800, y al cierre del 2011 se registró un monto exportado de US$3,74 millones.

Mientras que un total de 40 países se constituyeron en los principales compradores de pisco durante el año pasado.

Estados Unidos adquirió pisco, en sus diversas variedades, por US$2,23 millones, por lo cual se convirtió en el principal mercado, seguido de Chile que adquirió dicho licor por un equivalente a US$449 mil.

Las principales empresas que realizaron envíos de pisco durante el 2011 fueron Destilería La Caravedo, Bodega San Isidro y Viña Tacama, las cuales en conjunto exportaron por un monto aproximado de US$1,88 millones.

En opinión del IEES, las cifras mostradas demuestran que, como resultado de muchos años de trabajo, el pisco peruano ha logrado obtener un mayor reconocimiento en el exterior, versus las colocaciones del aguardiente chileno del mismo nombre.

“Esta actividad compromete al Estado y al sector privado a seguir reforzando la institucionalidad ligada a esta industria, promoviendo el consumo, la innovación y producción, e integrando el desarrollo de su cadena productiva”, señaló.

Además mencionó que se debe seguir trabajando en diversos mercados para lograr reconocimiento de la denominación de origen con argumentos históricos, jurídicos y geográficos.

En cuanto al consumo expresado en litros, el informe del IEES reveló que las ventas de pisco, tanto en el mercado interno como externo, crecieron en el periodo 2005 – 2011 y pasaron de 1.279 a 3.296 miles de litros.

Solo en los últimos tres años los volúmenes de venta de pisco se han incrementado en 46,8%, siendo el mercado interno el que reporta el mayor volumen.

Durante el 2011, las ventas de pisco fueron de 2,87 millones y 422 mil litros en el mercado interno y externo, respectivamente, y se espera que estos montos se incrementen de manera sustancial en los próximos años.