Lima. El flujo vehicular por la Carretera Central se reducirá en 35% con las vías alternas que se están construyendo por Canta y Huaura, previó hoy el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

El titular del MTC, Carlos Paredes, señaló que la Carretera Central es un cuello de botella actualmente, pero destacó que se están ejecutando vías alternas, como los corredores viales Lima-Canta-Unish y Huaura-Sayán-Ambo.

"Ambas carreteras son paralelas a la actual Carretera Central y permitirán absorber el 35% del flujo vehicular que ingresa a Lima usando estas antigua vía", indicó.

Manifestó que estos dos corredores viales son más cortos y en un caso significará casi tres horas menos de viaje y en el segundo dos horas y media en ahorro de tiempo.

"Lo que harán es absorber el flujo vehicular que viene del oriente, desde Pucallpa y Tingo María hacia Lima, y en vez de ingresar por La Oroya podrán ingresar por estos nuevos corredores viales", anotó.

Añadió que, adicionalmente, se ha logrado destrabar una concesión que se otorgó en el 2010, que por problemas de diseño no se podía ejecutar, pero ya se resolvieron, y en setiembre empezará la ejecución de las intervenciones para favorecer la descongestión de la Carretera Central.

"Esta concesión implicará hacer óvalos, puentes peatonales y ensanches en más de 25 tramos", refirió.

El ministro Paredes resaltó, además, que existen estudios, que se están llevando a cabo en estos momentos, para realizar varias vías de evitamiento a lo largo de la Carretera Central

De otro lado, sostuvo que hay que velar por el interés de la mayoría de peruanos, y no sólo por el de un particular, en el caso de las expropiaciones en el marco de las concesiones del Metro de Lima.

"Las rutas del Metro de Lima buscan minimizar la afectación de los predios privados y las expropiaciones velan por millones de futuros usuarios", anotó finalmente.