El ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez Gamarra, aseguró que el suministro de electricidad está garantizado hasta el año 2016, basado en obras que están en proceso de construcción y de un crecimiento promedio de ocho% anual.

“El balance en el sector eléctrico es que hay una cobertura hasta el 2016 teniendo en cuenta que el crecimiento alcanzado es del 8% y que las inversiones en el 2010 ascendieron a US$1.681 millones”, indicó.

En una emisora local, Sánchez Gamarra precisó que se están construyendo centrales hidroeléctricas  como la de Cheves(Lima), de Huanza (Lima) y Quitaracsa (Ancash), que en conjunto generarán 500 Mw.

Mencionó que en el tema de electrificación rural se han logrado grandes avances pues al mes de diciembre serán 9.365 centros poblados los que se conectarán al Sistema de Interconectado Nacional (SIN).

“Es un logro que ha implicado una serie de acciones a pesar que es difícil lograr resultados en el sector público. Tengo que decir que en los dos últimos años el MEM ha logrado ejecutar el año pasado 96% y al día de hoy  el 98.6% de su presupuesto de inversiones”, detalló el titular del MEM.

Respecto al gas natural descartó la posibilidad de que se pueda declarar en emergencia el sector. “La emergencia se da cuando la oferta y la demanda tienen un desbalance pero en este caso el sistema puede entregar en Lima alrededor de 530 millones de pies cúbicos diarios de gas (mpcd), cuando el consumo es de 400, en ese sentido, se tiene una holgura”, indicó.

Sánchez Gamarra explicó que debido al retraso que tiene la ampliación de capacidad de transporte del ducto de la Selva, por la disyuntiva del trazo que había sido elegido y que pasaba de manera subterránea por la reserva natural del Megantoni, ubicada en La Convención, Cusco, se ha decidido buscar una ruta alterna.

“Obviamente eso nos va costar unos meses pero que de ninguna manera afectará el suministro eléctrico”, aseveró.

Junta de acreedores. El ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez Gamarra, estimó que en el mes de febrero de 2011 el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) convocaría la primera Junta de Acreedores de Doe Run Perú (DRP), proceso que a partir del cual se decidirá si la refinería de La Oroya ingresa a un proceso de reestructuración o de liquidación a fin de que salde sus deudas con diversas empresas.

“El tema de Doe Run se encuentra en un proceso concursal en el Indecopi, el cual fuera iniciado por la misma empresa. En la actualidad, por parte de Indecopi hay una calificación de lo que son las acreencias, un proceso que, según nos han informado extraoficialmente, podría concluir en el mes de enero de 2011 y que la primera junta de acreedores podría darse en febrero. Esos son los tiempos que maneja Indecopi”, precisó.

Sánchez Gamarra, explicó que una vez que el Indecopi haya establecido la primera Junta de Acreedores, las siguientes opciones a seguir sería la reestructuración de la empresa, que significaría el reinicio de operaciones de DRP y que sus acreedores se pongan de acuerdo en los términos de los repagos, el cual sería un proceso largo y la otra opción sería la liquidación de la empresa.

“En el caso de la liquidación, los activos de Doe Run podrían transferirse a otras empresas en una subasta a fin de pagarle a los proveedores”, explicó.

Respecto a la problemática de los trabajadores de la minera Doe Run, Sánchez Gamarra, recordó que ellos aún mantienen un vínculo laboral con la empresa, la cual le paga alrededor del 60% de sus remuneraciones. 

“Ellos quisieran volver a operar y es lo que quisieran obviamente todos. El tema es que no hemos llegado a esa posición porque la empresa no logró establecer el financiamiento que se requería para completar los programas ambientales en la planta. Ante una situación como esa que debió hacerse el 27 de julio, estamos donde estamos y por eso se ha optado por Indecopi”, indicó.