Para reducir el riesgo que se destine hidrocarburos a actividades ilícitas en la minería peruana informal, el ministerio de Energía y Minas (MEM) de ese país estableció la obligatoriedad de uso de GPS (Sistema de Posicionamiento Global) en todas las unidades de transporte de hidrocarburos que circulen en el departamento de Madre de Dios, al sudeste oriental del Perú.

Es importante señalar que según información proporcionada por Osinergin en Madre de Dios se consume aproximadamente 110 galones diarios por cada unidad de transporte.

Asimismo, de acuerdo a información estadística del referido organismo, del 2005 al 2010 se ha incrementado la demanda anual de combustibles líquidos en los establecimientos de venta al público en aproximadamente 110%, mientras que la demanda por parte de los consumidores directos se ha mantenido constante en el mismo periodo.

Según precisa la DGH el uso de GPS permitirá complementar las labores de supervisión y fiscalización de los medios de transporte, verificando su ubicación geográfica, así como el ingreso y salida en los puntos de despacho y la llegada física de las unidades a su punto de destino.

Además indicó que esta medida se encuentra acorde con las establecidas en el Decreto de Urgencia Nº 012-2010, que declaró de necesidad pública, interés nacional y de ejecución prioritaria el ordenamiento de la minería aurífera en el departamento de Madre de Dios, la cual se fundamenta, entre otras razones, en que la minería aurífera informal o ilegal en el departamento de Madre de Dios viene ocasionando graves consecuencias en la salud de las personas, por la precariedad o insalubridad en la que viven en las áreas donde se explota el mineral.

En el ámbito social, añade, existe la problemática de la trata de personas, la trasgresión de los derechos laborales, el trabajo infantil y la prostitución, y en lo económico, por la evasión tributaria que afecta la recaudación tributaria.

En ese sentido, se remarca que el posible uso de los hidrocarburos en minería informal, en el citado departamento, podría constituir parte de los problemas vinculados al medio ambiente, a la salud de las personas y a la recaudación fiscal, así como al desarrollo formal de las actividades de comercialización de hidrocarburos en dicha zona.