Lima, Andina. Los gobiernos regionales y los gobiernos locales del Perú recibirán este año por concepto de canon minero un total de 4.254 millones de nuevos soles US$1.537 millones, monto que representa un incremento de 34% con relación al que les fue transferido en el 2010, informó este miércoles el ministerio de Energía y Minas.

De acuerdo a la legislación vigente, el canon es la participación a que tienen derecho los gobiernos regionales, locales y las universidades públicas sobre los ingresos y rentas que obtiene el Estado por la explotación de los recursos mineros en determinadas jurisdicciones departamentales.

Los gobiernos locales y regionales de Ancash se beneficiarán con 756 millones de nuevos soles, 3% menos que el año anterior; y Arequipa con 662 millones, monto superior en 91% al del 2010.

La Libertad con 459 millones 341 mil soles; recibirá 9% más; Cajamarca con 417 millones 672 mil, 1% más; Moquegua con 392 millones 507 mil, 60% más; Tacna con 350 millones 102 mil, 76% más; y Puno con 307 millones 170 mil, 69% más de lo que recibió el año anterior por el mismo concepto.

Estos son los departamentos que obtienen mayor beneficio económico por concepto de transferencias por canon minero, de acuerdo a la naturaleza, características y volumen de la actividad minera, que asimismo fomenta empleo adecuadamente remunerado, en forma directa e indirecta.

Por ser la minería una actividad económica ampliamente descentralizada y generadora de divisas para las regiones, también destacan por los fondos recibidos la región Ica con 201 millones 988 mil soles, 200% más; y Pasco con 181 millones 705 mil, 21% más.

Igualmente, Cusco con 170 millones 83.000 soles, 64% más; Lima con 97 millones 225 mil, 48% más; Junín con 78 millones 664 mil, 25% más; y Ayacucho con 57 millones, 63% más.

Conforme a lo dispuesto en la 73ª Disposición Complementaria Final de la Ley de Presupuesto del Sector Público para el Año Fiscal 2011, los recursos del canon deben ser destinados a financiar o cofinanciar proyectos de inversión pública y a mantener la infraestructura de impacto regional y local (priorizando la infraestructura básica).

Igualmente, a la elaboración de perfiles de los proyectos de inversión pública que se enmarquen en los respectivos planes de desarrollo concertados.

El MEM considera que impulsar el desarrollo sostenible de las comunidades y localidades cercanas a las minas debería ser el objetivo primordial a tener presente en el diseño y formulación de los proyectos que se financien con los recursos provenientes del canon minero.