Lima, Andina. Empresarios del agro incorporarían 1.000 hectáreas nuevas de cultivos de capsicum (páprika, pimiento morrón y ajíes) entre agosto del 2011 y junio del 2012 debido a las buenas perspectivas y la productividad de estos cultivos, señaló el Comité de Productores y Exportadores de la Asociación de Exportadores (Adex), Jorge Chepote.

Agregó que con dicho aumento se pasaría de tener 7.500 hectáreas a un total de 8.500 hectáreas, las cuales se pueden complementar con otros cultivos en diferentes épocas del año.

“Tenemos por costumbre tratar de hacer dos campañas en un solo año, por ejemplo en Ica terminamos con los cultivos de páprika y luego producimos cebolla amarilla dulce, lo que calza exactamente en 12 meses, y hay otros casos en los que prefieren sembrar maíz”, detalló.

Indicó que los trabajadores empleados en este rubro ganan entre 25 y 30 nuevos soles diarios (US$9 y US$11 ), lo que significa más del sueldo mínimo (600 soles o US$217) al mes y en las zonas productoras existe un nivel de ocupación de 100% en las empresas.

“Por eso es que hay gente que está yendo de Ayacucho y Huancavelica hacia Ica precisamente porque hay oportunidad de trabajo”, manifestó.

Por otro lado, dijo que la nueva legislación de inocuidad en Estados Unidos, la cual es copia de la que aplica la Unión Europea, ya es cumplida por las empresas peruanas productoras de páprika debido a la implementación de buenas prácticas agrícolas.

“Habrá ocurrido uno o dos rechazos por exceso en uso de pesticidas pero más del 90% de los envíos de páprika peruana ingresan sin mayores inconvenientes. Aunque debemos hacer algunos ajustes para cumplir con la nueva legislación”, indicó.

Comentó que las empresas peruanas de páprika fueron visitadas hace un mes y medio por autoridades sanitarias de la Unión Europea, las cuales plantearon diez observaciones que deberán ser levantadas por los empresarios.

“Hoy tenemos diez observaciones que estamos en proceso de levantar y siempre habrá observaciones porque la gente en Europa trata de que los alimentos lleguen al usuario lo más inocuos posible”, enfatizó.

Chepote precisó que las autoridades europeas dieron el plazo de un año para levantar las observaciones pero ya se están coordinando las acciones respectivas con el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa).

“Si no cumplimos con los requisitos mínimos y el producto llega a Europa con una cantidad de microtoxinas muy elevada, se detiene para analizarlo y si está muy alta la cantidad de microtoxinas se rechaza y devuelve a Perú o se incinera”, explicó.