Lima. La inversión público-privada en proyectos peruanos de infraestructura debería llegar a los US$2.300 millones este año, pero el país necesita un monto estimado de US$38.000 millones para cubrir el déficit actual.

De los US$2.300 millones estimados para este año, US$720 millones se destinarán al sector energético; US$609 millones, a agricultura; y US$210 millones, a infraestructura portuaria, informó la gubernamental Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión).

El resto se utilizará para financiar proyectos de construcción de caminos, aeropuertos y saneamiento.