Lima, Andina. Perú prevé levantar en el tercer trimestre del presente año la restricción sanitaria que impuso a la importación de carne con hueso en diversos cortes, así como a los animales vivos procedentes de Canadá, afirmó este miércoles el jefe del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), Oscar Domínguez.

En el año 2004 el Senasa prohibió la importación de bovinos, ovinos, caprinos, cérvidos y felinos domésticos y silvestres vivos, cuyo origen sea los países afectados por la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), conocida como mal de las vacas locas, entre ellos Canadá.

Esta prohibición también afectó a los productos y subproductos de estos orígenes (incluyendo cerebro, médula espinal, timo, bazo tonsilas, intestinos, tejido nervioso y tejido linfoide) y de harinas de carne y hueso destinados a la alimentación animal.

Después de un período de análisis, en el 2009 el Senasa levantó la prohibición sólo a la importación de bovinos y carnes, vísceras y menudencias de bovinos procedentes de Canadá, quedando aún en estudio los demás productos y subproductos.

Pero en mayo último el Ministerio de Relaciones Exteriores y de Comercio Internacional de Canadá pidió, en una reunión en la ciudad de Toronto con el viceministro de Comercio Exterior, Carlos Posada, que Perú levante la restricción sanitaria que sigue vigente para el resto de productos.

Dicho ministerio argumentó que la autoridad sanitaria de Canadá ya había cumplido con enviar la información solicitada por el Senasa que levantaba las objeciones de este último.

Al respecto, Domínguez precisó que está en debate el ingreso al mercado peruano de carne con hueso y animales vivos de Canadá, lo cual pasa un análisis de riesgo exigente porque “hasta este año se han venido presentando casos de EEB para dicho país”.

Recordó que en el 2010 Perú fue reconocido oficialmente por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OEI) como país libre o con riesgo insignificante de la EEB, mientras que Canadá mantiene el estatus de riesgo controlado.

Explicó que para la importación a Perú de carne con hueso canadiense, se debe consensuar la edad máxima que debe tener el animal que originó esa carne.

“Ambos países han hecho propuestas pero no se ha llegado a ningún consenso hasta el momento. Tenemos que seguir negociando”, declaró a la agencia Andina.

También dijo que la solución a la restricción a la importación de animales vivos de Canadá está más avanzada porque se ha establecido que la fecha de nacimiento máxima del animal que ingresará a Perú será agosto del 2007.

“Sin embargo, faltan coordinar otros temas como posibles enfermedades de brucelosis, entre otros, que pueden tener los animales y los cuales podrían hacer peligrar el estatus sanitario de Perú”, subrayó.