La lucha contra la minería ilegal en Madre de Dios, promovida por el gobierno central peruano, marcará un punto de quiebre para el despegue turístico de esta zona de la selva sur, afirmó este domingo el director regional de Comercio Exterior y Turismo, Juan Arzola.

“La Amazonía, a lo largo de la historia, ha sido manejada de manera descomunal por intereses y la comercialización de sus riquezas. El punto de quiebre permitirá respirar nuevos aires”, manifestó a la Agencia Andina.

Explicó que ante los ojos del mundo quedará constancia de los esfuerzos que se están haciendo para acabar con una actividad que afecta el medio ambiente e impulsar mejores condiciones para las futuras generaciones.

Ello, indicó, redundará favorablemente en la actividad turística en la zona, sobre todo la que se recibe del extranjero, donde existe mucho interés y preocupación por el cuidado de la biodiversidad.

“El turismo receptivo siempre responde cuando ve responsabilidad en el manejo de los recursos naturales, en las buenas prácticas y la responsabilidad ambiental”, refirió el funcionario regional.

En Madre de Dios predomina la minería ilegal e informal; la primera se desarrolla en áreas prohibidas como la zona de amortiguamiento de la reserva nacional de Tambopata, y la segunda en el llamado corredor minero.

Frente a ello, el gobierno, en coordinación con las autoridades regionales, dispuso la intensificación de la lucha contra la minería ilegal que contamina los ríos por el mercurio que utiliza.

En el caso de la minería informal se trabaja un proceso de formalización en consenso con los dirigentes locales.

Madre de Dios tiene entre sus atractivos los albergues amazónicos, el lago Sandoval, la reserva de Tambopata y el parque nacional del Manu. Su cercanía con Cusco la convierte en un destino muy visitado por los extranjeros.

Tambopata fue visitada este año por Bono Vox, líder de la banda U2, y en 2011 lo hizo el vocalista de The Rolling Stones, Mick Jagger.