“En menos de diez años, es decir, en el 2018, la incorporación de mecanismos de eficiencia energética podrían retrasar el crecimiento de la demanda eléctrica, lográndose reducciones del orden de 600 megavatios (MW)”, afirmó la Dirección General de Eficiencia Energética (DGEE) del Ministerio de Energía y Minas de Perú (MEM).

El titular de la DGEE, Luis Haro, indicó que este no sería el único beneficio pues con ello también se evitaría la emisión de 35 millones de toneladas de gases de efecto invernadero producidos por el empleo de combustibles fósiles para la generación eléctrica.

Y es que debido a que el abastecimiento energético del país depende en un 73% de los combustibles fósiles, como el petróleo (51%), los líquidos del gas natural (17%) y el carbón (5%), los cuales resultan ser a futuro no solo contaminantes sino caros pues dependen de los precios internacionales, la DGEE viene diseñando un plan para impulsar las fuentes de energía renovable y la eficiencia energética.

Explicó que la eficiencia energética por sí misma se constituye en una nueva fuente de energía, pues al reducirse el volumen de consumo actual se reduciría también el monto que se invierte al importar petróleo.

Es por ello, agregó Haro Zavaleta, que el sector proyecta que en el marco de un proceso continuo por mejorar las actividades relacionadas a la generación/producción, transporte, transformación, distribución, comercialización y uso de las fuentes de energía en los próximos ocho años se podría reducir el consumo nacional de energía en un 15%.

“Haciendo un cálculo sobre la base actual, se puede observar que los ahorros anuales que se podrían obtener en 10 años sería aproximadamente de 5 mil 300 millones dólares, con una inversión estimada de 670 millones dólares (una relación aproximada de 8 a 1)”, explicó el titular de la DGEE tras señalar que los beneficios alcanzan también al cuidado del ambiente.

Expertos de Apec. Sostenida la reunión del Grupo de Trabajo de Energía del APEC 2008 en Iquitos, el MEM solicitó la visita de un grupo de expertos internacionales para compartir experiencias a partir de la Revisión por pares de la Eficiencia Energética (PEER Review en inglés), proceso de carácter consultivo, creado con la finalidad de conocer los avances hacia la reducción del 25% de consumo de energía a nivel mundial.

“Hace más de treinta años que el MEM se ha preocupado por el ahorro de energía. La diferencia es que, ahora, ve concretar este esfuerzo a través de la DGEE, la cual tiene como meta integrar a todos los sectores que intervienen directa o indirectamente en el circuito energético para diseñar un plan estratégico que apunte a un desarrollo sostenible del sector”, puntualizó el funcionario de la DGEE.

El PEER Review sostuvo la semana pasada su quinto día de reunión habiéndose realizado encuentros con diversos representantes de los ministerios de Ambiente, Transporte y Comunicaciones, Educación y Vivienda, Construcción y Saneamiento, así como de empresas e instituciones del sector durante toda la semana.

Hasta el momento, las sugerencias de los expertos se han orientado a la constitución de un sistema de información energética, así como, a la conformación de un Consejo Intergubernamental que trate el desarrollo energético y la eficiencia energética de manera conjunta.