Los representantes de los trabajadores mineros deben participar y ser escuchados en el proceso iniciado para construir un espacio de diálogo en Cajamarca sobre el proyecto minero Conga, dijo el secretario general de la Federación Minera del Perú, Luis Castillo.

Señaló que este sector de trabajadores ha sido el más perjudicado con las manifestaciones promovidas por autoridades y dirigentes de la región Cajamarca, que ocasionó la suspensión de las operaciones de ese emprendimiento minero de US$4.800 millones.

Consideró que no sólo el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, o dirigentes políticos como Marco Arana y otros deben ser quienes expongan la problemática regional, sino también los representantes de los trabajadores cajamarquinos.

“No solo deben se escuchados quienes se oponen a Conga, sino también los trabajadores mineros, el sector comercio y la sociedad civil. Esperamos que esto cambie pronto y entre todos busquemos una situación equitativa y justa para todos”, declaró a la Agencia Andina.

Castillo subrayó que miles de familias dependen de las actividades mineras formales, por lo que reclaman “tranquilidad social” para que sus economías y la de la región no continúe siendo afectada por las protestas violentas.

“Que se de una solución pronto, pero también se debe buscar la participación de otros sectores sino parecería que solo Santos y Arana pueden hablar ¿y los demás qué somos? Es una llamada de atención para que inviten a los demás sectores al diálogo”, manifestó.

El dirigente minero abogó por un diálogo que permita asegurar el desarrollo de las actividades mineras con un estricto respeto a las exigencias medioambientales, y marcó distancia de las posiciones radicales de sectores que siguen promoviendo paralizaciones.

“Esa actitud perjudica el trabajo digno, reclamamos que la minería responsable se debe seguir instaurando en nuestro país y vemos que hay una posición política sesgada con la que no estamos de acuerdo”, agregó.