Nueva York. El presidente ejecutivo de Newmont Mining, Richard O'Brien, dijo este martes que confía que el gobierno de Perú aprobará la propuesta del proyecto minero Conga, de US$4.800 millones, que se ha postergado debido a las protestas por el suministro de agua a los vecinos de la zona.

En la Cumbre Mundial de Reuters de Metales y Minería en Nueva York, el ejecutivo de la segunda mayor compañía mundial dedicada a la extracción del oro también dijo que cree el precio del metal precioso podría alcanzar un récord de US$2.000 la onza este año.

O'Brien dijo en una entrevista con Reuters que las recientes desinversiones de Newmont en Indonesia y las dificultades que enfrenta en la aprobación de un proyecto en Perú, ilustran cómo las economías pobres buscan conseguir una mayor parte de los beneficios de sus recursos naturales.

En Perú, O'Brien dijo que Newmont había declarado al nuevo presidente, Ollanta Humala, después de que fue electo el año pasado, que pretendía seguir adelante con la inversión de US$4.800 millones en Conga, un proyecto de oro y cobre cercano a la mina Yanacocha de la compañía.

"Hubo malestar civil y social y ahora hemos debido dar una pausa al proyecto", afirmó, respecto a las protestas por el impacto que Conga podría tener en los suministros de agua.

"Creímos que teníamos todo en orden para proseguir, habíamos realizado el estudio inicial de impacto ambiental", agregó.

Las protestas, dijo, eran encabezadas por un líder regional descontento con las convicciones políticas de Humala.

"El presidente apoya a la minería y al proyecto Conga. Es una inversión importante para la compañía y el país, el presidente sabe que la inclusión social depende de nuevos ingresos", declaró.

"Él quiere que el proyecto siga adelante", refirió O'Brien, destacando que el reporte de impacto ambiental de la compañía está siendo revisado por un organismo externo y que el gobierno probablemente tomará su decisión en las próximas semanas.

Consultado sobre si se sentía optimista de que recibiría la aprobación, O'Brien dijo: "Aún tengo confianza, sí".

El ejecutivo dijo que Newmont y su socio peruano Buenaventura "pueden permitirse hacer este proyecto de la manera correcta y creo que el gobierno quiere que se haga".

Cuando se le preguntó cuál estimaba que sería el precio para este año, O'Brien dijo que el metal precioso se encamina a un alza, aún cuando ha caído US$300 desde el récord de US$1.920,20 la onza que alcanzó en septiembre pasado.

El martes, el oro al contado cayó levemente a US$1.684,60 y las acciones de Newmont descendieron un 1,79% a US$52,49 en la bolsa de Nueva York.

"En los último años hemos tenido, en promedio, un aumento de US$150 por año en el precio del oro", afirmó. "El año pasado terminamos en el rango de US$1.600, así que creo que US$1.750 es realista, basándose en lo que hemos visto en este mercado alcista", agregó.

"Aún se pueden alcanzar los US$2.000 y, lo que es más importante, no hemos visto que aumente la inflación en un ambiente de tasas de interés muy bajas", declaró.

"No estoy totalmente convencido de que no tengamos que hacer algo para seguir reviviendo la economía (...) Así que veo que el dinero está barato y el oro está barato en relación a eso", comentó.