Lima. Los trabajadores en huelga de la minera peruana Cerro Verde, que produce el 2% del cobre mundial, dijeron este viernes que fracasó un diálogo con la empresa para resolver el conflicto de más de un mes, por lo que esperarán la resolución del gobierno local.

Los mineros de Cerro Verde, controlada por Freeport-McMoRan, paralizaron sus labores el 29 de septiembre en demanda de mejoras salariales y laborales, medida que fue declarada legal por el gobierno y que junto a la huelga de la mina indonesia de la firma han dado apoyo a los precios del cobre.

Desde entonces han sostenido varias reuniones con la empresa con la mediación del gobierno regional, pero sin lograr acercar posiciones.

"Vamos a esperar por parte de la organización (sindicato), no hay más voluntad para seguir", dijo a Reuters el dirigente sindical William Camacho.

El gobierno regional de Arequipa, donde está ubicada la mina, emitió una solución pidiendo a ambas partes que "promuevan reuniones en trato directo" y que, en caso de fracasar el diálogo, procedería a resolver el conflicto.

Pero Cerro Verde apeló esa resolución.

No hubo de inmediato un representante de Freeport para comentar sobre la reunión del viernes.

Además de ese proceso, las autoridades deben resolver el pedido de Cerro Verde para solucionar el conflicto mediante un arbitraje.

Pese a la huelga, la minera ha dicho que su producción no se ha visto materialmente afectada debido a que unos 600 empleados continúan trabajando voluntariamente.

Sin embargo, analistas estiman que la producción de Cerro Verde, que el año pasado fue de 312.336 toneladas de cobre, ya se estaría viendo mermada debido a que en condiciones normales la mina opera con unos 2.000 trabajadores.

Perú es el segundo productor mundial de cobre detrás de su vecino Chile y tiene a la minería como un sector clave porque aporta cerca del 60% de ingresos por exportaciones.