Lima. Perú, el mayor productor mundial de hoja de coca, suspendió temporalmente la erradicación de los cultivos ilegales de este insumo de la cocaína para rediseñar su política antidrogas, dijo este miércoles el gobierno.

La medida sorprendió a la embajada de Estados Unidos en Lima, que pidió al gobierno del presidente Ollanta Humala una explicación sobre el tema, aunque dijo que seguirá colaborando con Perú en la lucha contra el narcotráfico.

"Estamos coordinando cómo se van a reorientar los esfuerzos", dijo el ministro de Interior, Oscar Valdés, en una entrevista al canal de televisión estatal TV Perú, al comentar sobre la pausa en la erradicación de los cultivos de coca.

"La ciudadanía debe tener en claro que la reducción de los cultivos ilegales va a continuar como lo ha ofrecido el presidente Ollanta Humala y también habrá una lucha frontal contra el narcotráfico", agregó el funcionario.

Los cultivos de hoja de coca en Perú crecieron en el 2010 por quinto año consecutivo y superaron los de Colombia, el mayor productor mundial de cocaína, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

La agencia advirtió en su reporte de junio que de mantenerse esa tendencia Perú podría convertirse en el primer abastecedor mundial de cocaína, cuyos principales mercados están en Estados Unidos y Europa.

El ministro Valdés afirmó que las acciones de erradicación de los cultivos de coca se retomarán "muy pronto" y lo que se busca es una estrategia eficiente en el control de los insumos de la cocaína y del lavado de activos.

"Sí se ha creído conveniente, rediseñar, reorientar, que dejen hacer las cosas; los resultados son los que van a primar al final", afirmó. "Nadie tiene porque indisponerse. El Perú es un país soberano", agregó el funcionario.

Analistas afirman que la suspensión de la erradicación de cultivos de coca representa un retroceso en la lucha contra el narcotráfico en Perú; mientras la embajadora estadounidense en Lima, Rose Likins, refirió que hubiera sido mejor recibir información del Gobierno peruano antes de tomar la medida.

"El Gobierno norteamericano espera que se expliquen las razones de la suspensión de la erradicción de los cultivos de hoja de coca en el Alto Huallaga, refirió Likins a periodistas.

La zona del Alto Huallaga, en la selva central de Perú, se ha convertido en el mayor cinturón cocalero del mundo, según Naciones Unidas, y la policía dice que la mayor parte de la hoja de coca cultivada y la cocaína producida allí es exportada con la ayuda de miembros del grupo rebelde Sendero Luminoso.

El anterior gobierno del presidente Alan García emprendió una ofensiva contra los insurgentes que actúan en alianza con las bandas del narcotráfico en Perú, pero hasta ahora más de 50 soldados y policías han muerto en enfrentamientos y hasta helicópteros han sido derribados en zonas cocaleras.

"Es natural que un nuevo Gobierno quiera revisar este tipo de programas y estamos en esto, y estamos dispuestos a seguir colaborando, pero en este momento mismo estoy esperando una explicación", afirmó la embajadora Likins.