Lima. Perú, un gran productor de materias primas, prevé contrarrestar la caída de los precios internacionales de los minerales por una crisis global con una mayor producción, principalmente de cobre, la cual se elevaría en un 75% para el 2015, dijo el jueves el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino.

El ministro, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, afirmó en ese sentido que es vital el desarrollo de grandes proyectos para aumentar la produción minera en el país, algunos de ellos detenidos o amenazados por el rechazo de pobladores, que piden mayores beneficios económicos y sociales para la zona y la acusan de contaminar el medio ambiente.

La minería de Perú, el segundo mayor productor de cobre, zinc y plata y el sexto de oro, es vital para la economía local porque representa el 60% de sus exportaciones.

"Para depender menos de los precios internacionales vamos a trabajar en volumen y nosotros esperamos, con los proyectos que estamos desarrollando al 2015, elevar en un 75% el volumen de producción de cobre", afirmó Merino.

Según datos proporcionados por el ministro, la producción peruana de cobre se elevará a 2,15 millones de toneladas en el 2015, desde las 1,24 millones de toneladas del año pasado.

La falta de inversión y planificación a largo plazo en el sector eléctrico amenazan con frustrar millonarios proyectos mineros, vitales para asegurar el crecimiento de Perú.

Si bien la producción cuprífera de Perú crecerá fuertemente en los próximos cuatro años, aún esta muy lejos de alcanzar a su vecino Chile, el mayor productor mundial del metal rojo, que produjo el año pasado 5,24 millones de toneladas de cobre.

Una nueva crisis financiera internacional, que muchos temen por la posible salida de Grecia de la zona euro, reduciría la demanda de los minerales principalmente de China, Estados Unidos y Europa, grandes consumidores de materias primas.

Proyectos clave. Merino enumeró siete los proyectos de cobre clave que sostendrán el crecimiento promedio del 6% en Perú para los próximos cuatros años; y entre ellos destacó Las Bambas y Antapaccay de la empresa Xstrata, Toromocho de la china Chinalco y Antamina de BHP Billiton Ltd.

"Nuestro desarrollo como país está muy vinculado a la minería (...) sólo con estos siete proyectos nosotros tenemos las bases para hacer estos estimados de crecimiento", afirmó.

"Por eso estamos promocionando más proyectos de cobre y vamos a trabajar en eso con una ventanilla única, para atención rápida de los permisos" mineros, agregó el funcionario.

El sector minero peruano se empañó esta semana con una protesta contra las operaciones de la mina Tintaya de Xstrata, en el sur de Perú, que dejó dos muertos y decenas de heridos luego de duros enfrentamientos con la policía.

Y en el norte del país, Cajamarca, el conflicto contra el proyecto Minas Conga de la estadounidense Newmont reflotó el jueves con el reinicio de un paro indefinido.

El emprendimiento de US$4.800 millones se encuentra detenido desde noviembre, a la espera de que Newmont decida continuar con el proyecto con las mejoras ambientales propuestas por peritos contratados por el gobierno.

"En Cajamarca tenemos previsto unos US$12.000 millones de inversión en minería y Conga es un puente para seguir desarrollando las otras inversiones", dijo Merino.

Los conflictos, que suman casi 250 en todo el país, amenazan con frenar más proyectos en un sector que espera inversiones por US$53.000 millones en los próximos años.

Planes en energía. Respecto al sector energético, Merino dijo que el gobierno espera en dos meses ofertar un paquete de suministro de energía de unos 2.000 megavatios para atender la demanda eléctrica nacional desde el 2017 al 2021.

El suministro de energía será principalmente a través de plantas hidroeléctricas, algunas en desarrollo y otras a nivel de proyectos de empresas extranjeras interesadas, refirió.

"Todas las empresas que están desarrollando proyectos pueden concursar (pero) hay grupos brasileños, españoles, grupos chinos, de Suecia y Noruega, también japoneses que quieren invertir en hidroeléctricas", afirmó.

El ministro se excusó de precisar firmas, aunque mencionó a la española Endesa y las brasileñas Eletrobras, OAS y Odebrecht.

La falta de inversión y planificación a largo plazo en el sector eléctrico amenazan con frustrar millonarios proyectos mineros, vitales para asegurar el crecimiento de Perú.

"Necesitamos 540 megavatios por año para tener un crecimiento normal y cubrir la demanda local", precisó Merino.

El ministro dijo asimismo que la estatal Petroperú puede participar con el 25% en el anunciado proyecto de gasoducto para el sur de Perú, de la brasileña Odebrecht.

"Este es uno de los proyectos más importantes en la historia de país, porque va a crear un polo petroquímico con inversiones más allá de los US$15.000 millones", dijo.

"Petroperú va a entrar de forma minoritaria. Nosotros esperamos del orden de 25%, eso se va determinar cuando salga el valor del proyecto de gasoducto", añadió.

Merino dijo que la valoración de la construcción del gasoducto la está realizando la Corporación Andina de Fomento (CAF), brazo financiero de la Comunidad Andina, aunque Odebrecht ha calculado preliminarmente unos US$5.000 millones.