Lima. Cupisnique, en Cajamarca, y Talara, en Piura, podrían ser los primeros lugares del Perú en generar energía a partir del viento. La empresa Energía Eólica se comprometió a poner en operación ambos sistemas de molinos desde el 29 de junio del 2012.

Ese mismo año, pero poco después, entrarían a operar una nueva central eólica —del Consorcio Cobra Perú— y cuatro centrales solares, pertenecientes a las empresas Tacna Solar, Panamericana Solar y Grupo T-Solar. Este último tendrá a su cargo dos plantas.

Todas estas empresas —junto con Agro Industrial Paramonga y Petramás, que usarán biomasa— ganaron el viernes la licitación para generar 500 megavatios (MW) de energía de fuentes renovables. Ese monto representa un 12% del total de energía que el Perú consume, calculado en 4.300 MW. 

Para generar energía, Paramonga usará el bagazo de la caña de azúcar y Petramás el gas metano que produce su relleno sanitario de Huaycoloro, en Lima.

Según publica El Comercio de Perú, en esa subasta se entregó la buena pro a otras nueve empresas para construir 17 pequeñas hidroeléctricas, que producirán 500 MW. Algunas de ellas están construidas, pero aún no tienen contrato con el Estado.

El especialista en temas eléctricos Rafael Laca Sánchez confirmó que al ser más cara la generación eléctrica eólica, solar y biomasa, la tarifa de luz podría incrementarse en 1%, aproximadamente. 

En efecto, el comité de adjudicación de la subasta estableció como tarifas máximas las de US$120 por MW para biomasa, US$110 para eólica, US$269 para la solar y US$74 para las 17 hidroeléctricas.

No obstante ello, el especialista aseguró que a largo plazo este tipo de energía sí es rentable, porque estas fuentes no son contaminantes y ello redunda en beneficio de la humanidad.

Las empresas hidroeléctrica Santa Cruz y Generadora de Energía del Perú construirán cuatro centrales hidroeléctricas cada una. Las 17 hidroeléctricas producirán entre 3,8 y 19 megavatios.