Los proyectos habitacionales en las regiones iniciaron desde marzo un proceso de reactivación favorecidos por el mejor desempeño de sus economías y la mayor capacidad adquisitiva de sus habitantes, sostuvo el gerente general del Fondo Mivivienda, Gerardo Freiberg.

“Las regiones que tradicionalmente lideran este avance son Piura, Lambayeque, la Libertad y San Martín. Pero ahora también Arequipa, Moquegua, Tacna y Pucallpa”, declaró al Diario Oficial El Peruano.

Comentó que en la región Cusco además se comienza a registrar un mayor dinamismo en el desarrollo de proyectos habitacionales. “Allí la oferta de departamentos supera las 600 unidades, mientras que hace un año apenas llegaba a 100”, refirió

Explicó que un factor para el estancamiento de estas obras en los primeros meses de este año fue el período de adecuación de los nuevos procedimientos utilizados por las entidades financieras para la aprobación de los créditos hipotecarios, lo que habría retrasado su aprobación.

Adicionalmente, dijo que los bancos tomaron su tiempo para habilitar sus sistemas para el uso del nuevo bono del buen pagador como complemento a la cuota inicial, que reduce el riesgo de la operación.

Oferta. “Se observa una mayor oferta de viviendas, lo cual se registra especialmente donde se concentra el déficit habitacional, que es en las regiones”, explicó

Subrayó que fuera de Lima hay una creciente demanda insatisfecha de viviendas. En ese contexto, los proyectos ya aprobados y en cartera comienzan a reactivarse especialmente para los segmentos de ingresos medios y bajos.

“Estamos seguros de que con los nuevos tramos de Techo Propio y el Bono del Buen Pagador se presente una reactivación en la construcción de viviendas, cuyo precio esté por debajo de los 100,000 nuevos soles”, añadió.

Considerando la demanda habitacional insatisfecha, Freiberg aseguró que el Fondo Mivivienda dispone de recursos necesarios para hacer frente a una mayor demanda. “Felizmente, hemos logrado posicionarnos bien en los mercados internacionales y eso nos faculta a obtener los recursos necesarios”, sostuvo.

Distribución. Se prevé que al cierre de este año el 55% de las operaciones del Fondo Mivivienda sean explicados por créditos hipotecarios otorgados en regiones. “Ello también representa el interés que las regiones tienen para las empresas constructoras y las desarrolladoras inmobiliarias”, dijo Freiberg.

Explicó que están surgiendo pequeñas empresas de origen local que colaboran con la oferta de vivienda. Están construyendo para atender a su público. “Eso es saludable porque dinamiza la economía regional y asegura un mejor servicio en su segmento objetivo”, comentó.

Freiberg afirmó que la expectativa de promoción de viviendas para este año es llegar a 90.000 unidades habitacionales, mediante los productos de Mivivienda y Techo Propio, ello implicará un crecimiento de 61% respecto al registrado el año pasado.