Lima. Perú busca reducir en el 50 por ciento el déficit que existe en la construcción de infraestructura en este país durante los próximos cinco años, indicó hoy el ministro de Economía y Finanzas peruano, Alfredo Thorne.

El funcionario precisó que actualmente la brecha en infraestructura representa alrededor de 140.000 millones de dólares y espera una disminución este rubro hasta los 70.000 millones de dólares en 2021.

Thorne también explicó que, como parte de este esfuerzo, las autoridades de este país tienen como meta incrementar el presupuesto de inversión alrededor de 6,2 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI).

El ministro de Economía subrayó que, actualmente, el gasto público que destina Perú a los proyectos y obras de construcción de infraestructura llegan a un promedio de 4,5 por ciento del PBI.

Thorne reconoció que las inversiones públicas destinadas a este tipo de obras enfrentan una serie de problemas, debido a que los proyectos que se encuentran en marcha no son considerados en el cierre de brechas de la partida presupuestal.

Indicó que no se puede reconocer como infraestructura la construcción de piscinas, parques acuáticos, entre otras obras recreativas, pese a que existen necesidades urgentes como falta de agua potable y falta de servicios básicos de saneamiento.

Perú se encuentra en la posición 112 en concepto de calidad de infraestructura, muy por debajo de otros países latinoamericanos y, además, una considerable distancia de los países líderes en el ranking de competitividad.