Factores como el aumento de la capacidad laboral y la aspiración a mejores viviendas son las que convirtieron y mantendrán a la población del Nivel Económico B como el motor del sector inmobiliario, según un estudio presentado por la consultora inmobiliaria Layseca Asociados.

“En el Nivel B el crecimiento inmobiliario se ha dado de forma importante dado que aumentó la capacidad laboral, las tasas de desempleo bajaron y las familias aspiran a viviendas con mejores atributos”, explicó Gino Layseca, gerente general de la consultora.

En ese sentido, refiere que dicho sector representa más del 40% de la oferta inmobiliaria y se caracteriza por preferir las casas en lugar de los departamentos, entre otras preferencias.

“Algo muy arraigado en este sector es que solicitan viviendas en el primer piso, prefieren más casas que departamentos. La mayoría de familias solicitan tres dormitorios y que sus viviendas sean de ladrillo”, sostuvo.

Con respecto a los precios de las viviendas, según el Primer Informe de Coyuntura del Sector Inmobiliario de Lima Metropolitana y Callao 2009-2014 de dicha consultora, se estima que estos se mantengan en los sectores A, C y D; pero aumenten en el B, en un 5.0 por ciento, ya que es un estrado con trabajadores estables.

Demandas. En general, en Lima la demanda potencial (es decir, quienes requieren una vivienda) superan los 500.000, de acuerdo a un informe de Quanto, citado por Layseca Asociados.

Sin embargo, la demanda efectiva (o sea, aquellos que tienen la capacidad e intención de comprar) se sitúa en alrededor de 152.000.

“Pero en relación al Nivel B, que es el motor del sector, la demanda real es de 30.000 viviendas y la oferta inmobiliaria de 40,000. Estamos adecuados a la demanda que se presenta”, destacó Layseca.

Impulso. Refirió que para mejorar las cifras del sector se debería apuntar a las privatizaciones de los terrenos, en Lima y a nivel nacional, además decontinuar con los subsidios.

“Por el lado de la banca se debe mantener la tendencia a la baja de las tasas y buscar programas o mecanismos para bancarizar a las familias de bajos recursos”, afirmó.