El Observador de Uruguay. El gobierno peruano intentó desactivar un paro agropecuario subiendo el costo de importación de arroz, a pesar que en la primera mitad del año bajaron las compras desde el exterior.

Perú es uno de los tres principales mercados para el arroz uruguayo, con una fuerte demanda por variedades como el Tacuarí.

La semana pasada el Ministerio de Hacienda de Perú elevó la sobretasa sobre la importación de arroz de US$77 por tonelada a US$90 por tonelada.

Los importadores en ese país tenían la opción de pagar el 15% del precio costo y flete (CIF) de importación en lugar de la sobretasa, pero ahora el gobierno peruano subió ese porcentaje a 20% extendiendo esta medida hasta fin de 2018.

Pedido de restricciones. Los agricultores peruanos volvieron a manifestarse este año pidiendo la restricción a las importaciones de arroz.

Ya en 2017 se dio un paro que obligó a las autoridades a aplicar cambios. Uno de ellos fue tomar al arroz uruguayo como la referencia para fijar la sobretasa de importación en lugar del arroz tailandés, lo que llevó a una mayor carga impuesta sobre las compras externas del cereal.

Entre enero y junio las importaciones peruanas de arroz alcanzaron 124.300 toneladas con un precio CIF de US$590 por tonelada. El volumen fue 17,4% inferior a igual período de 2017, cuando el valor promedio fue de US$580 por tonelada.

Uruguay, proveedor clave. Según datos de la firma Agrodata Perú, en el primer semestre del año las importaciones uruguayas representaron el 68% del total medido en dólares. En igual período de 2017 Uruguay concentró el 60% del total de las compras peruanas del cereal.

Asimismo, las importaciones de arroz brasileño representaron el 25% del total contra el 19% del primer semestre del año anterior.

Las compras de arroz de Tailandia –de menor precio y el que más afecta a los agricultores peruanos– bajó al 5% del total contra el 13,1% del período enero-junio del año pasado.