Lima. Perú dijo este martes que en 40 días tendría lista la evaluación de expertos internacionales sobre la viabilidad de un proyecto minero de Newmont valorizado en US$4.800 millones, cuyo rechazo por temores ambientales generó la primera gran crisis del gobierno.

El primer ministro, Oscar Valdés, hizo el anuncio tras reunirse en Lima con más de 30 autoridades y pobladores de la norteña región de Cajamarca, que alberga el plan Minas Conga y donde el presidente Ollanta Humala debió declarar por varios días el estado de emergencia por las persistentes protestas.

"Hoy se ha acordado llevar una peritaje (evaluación de expertos) internacional que debe ser realizado en el lapso de 40 días, se ha aprobado los términos de referencia de forma unánime (...) el plazo empieza mañana", dijo Valdés a periodistas.

Tras un fallido intento por iniciar un diálogo la semana pasada, el gobierno busca destrabar el entrampamiento en las conversaciones en torno a la mayor inversión minera en la historia de Perú, y poner fin a un conflicto que ha golpeado la popularidad del mandatario, actualmente en un 47%.

Humala asumió el poder en julio con la promesa de aplacar los crecientes conflictos sociales, que amenazan con frenar inversiones mineras y energéticas que suman unos US$50.000 millones, y distribuir los beneficios del auge económico local con el tercio de peruanos que aún es pobre.

La extracción de la riqueza natural de Perú -el segundo productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro- suele despertar el rechazo de las comunidades, precisamente en medio de temores ambientales y reclamos de mayores beneficios sociales.

Desconocen acuerdos. Sin embargo, en el encuentro del martes no participaron el presidente regional, Gregorio Santos, ni algunos alcaldes de las zonas de influencia del proyecto, como la autoridad del distrito de La Encañana, Jorge Vázquez, quien dijo a Reuters que desconocerán lo acordado.

"Lógicamente no hay validez en esos acuerdos porque no están participando ni las autoridades ni los representantes de las áreas de influencia", dijo Vázquez en una conversación telefónica.

Aunque el alcalde sí dijo estar de acuerdo con la realización de la evaluación de expertos internacionales.

Tampoco estuvo en la reunión el presidente del Frente de Defensa Ambiental de la zona y quien había alentado las manifestaciones, Wilfredo Saavedra. El dirigente estuvo preso por diez años acusado de colaborar con la guerrilla de izquierda Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA).

Ante las protestas, el desarrollo de Minas Conga -que produciría entre 580.000 y 680.000 onzas de oro anuales en sus primeros cinco años- fue suspendido temporalmente por Newmont y su socia local Buenaventura.

Los pobladores que rechazan que el proyecto temen quedarse sin sus fuentes naturales de agua, pues las empresas prevén trasvasar el agua de cuatro lagunas a tres reservorios.

Pero Newmont y Buenaventura afirman que el estudio de impacto ambiental, aprobado hace un año por el anterior gobierno, cumple con los más altos estándares y que la población no tendrá problemas pues con los reservorios contará con agua potable durante todo el año.

La minería es vital para la economía peruana, pues aporta cerca del 60% de los ingresos por exportaciones.