Con un simulacro de respuesta en el que participaron especialistas peruanos, ecuatorianos y bolivianos, el Servicio de Sanidad Agrario y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) puso sus sistemas a prueba para erradicar definitivamente la fiebre aftosa del ganado de Perú.

El operativo se realizó en el deparetamento de Cajamarca (al norte de Lima) e involucró a 82 verterinarios y técnicos peruanos, 15 de Ecuador y dos de Bolivia, según informó la FAO.

El trabajo pretende conseguir la ampliación a la “zona libre de aftosa sin vacunación” a la franja litoral entre la frontera ecuatoriana y Lima, que representa el 11% del territorio.

Dicha zona es la única del país que no posee estatus sanitario reconocido por la Organización Mundial de Sanidad Mundial (OIE por su sigla en inglés), lo que el gobierno busca obtener antes de 2012.

De todas formas, el país tiene clasificación de libre de esta enfermedad para sus exportaciones de carne, como lo certificó en julio la Agencia de Inspección de Alimentos de Canadá (CFIA).

“El personal que participó en el simulacro está ahora en mejores condiciones de atender eficientemente una ocurrencia de fiebre aftosa, para evitar su difusión y trabajar en su posterior erradicación” comentó el coordinador nacional del proyecto de Erradicación de Fiebre Aftosa de Perú, Ubaldo Flores.

Esta iniciativa cuenta con un financiamiento de US$6 millones aportados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y la Agencia de Cooperación Italiana.

Actualmente la FAO trabaja en toda la zona andina para enfrentar esta enfermedad, que tiene carácter endémico en Ecuador y Venezuela.