Lima. Al menos tres personas murieron y 21 resultaron heridas el martes en el norte de Perú tras un enfrentamiento entre la policía y manifestantes opositores a un proyecto de la minera estadounidense Newmont, en el episodio más violento contra el emprendimiento de más de US$5.000 millones.

Tras la protesta en rechazo del proyecto de oro y cobre de Newmont Mining, que anunció hace poco su intención de desarrollar la obra, el gobierno decretó el estado de emergencia en la región norteña de Cajamarca y dispuso la actuación de militares para restablecer el orden público en el distrito de Celendín, foco de la protesta antiminera.

"Lamentablemente son tres víctimas (...) los tres por proyectil de arma de fuego", dijo el fiscal provincial de Cajamarca, Miguel Castillo, a la radio local RPP.

El funcionario dijo que el hecho se produjo durante un enfrentamiento con la policía, luego de que 2.000 manifestantes intentaron tomar la municipalidad de Celendín, dañaron con piedras instalaciones públicas y vehículos particulares, en medio de disparos y detonaciones de bombas lacrimógenas.

El ministerio del Interior dijo por su parte en un comunicado que tienen dos policías heridos con "armas de fuego".

Es la segunda vez que el gobierno decreta el estado de emergencia en Cajamarca en menos de siete meses, luego de que lo instaurara a fines de noviembre por casi un mes para calmar las protestas contra el proyecto Minas Conga.

El desarrollo del proyecto Minas Conga había estado parado desde noviembre por una sucesión de protestas de pobladores que temen que la explotación minera pueda dañar sus fuentes de agua y causar contaminación en la norteña región de Cajamarca.

Hace casi dos semanas, Newmont anunció que aceptaba las recomendaciones de un equipo de peritos para implementar un plan de mitigación ambiental más estricto en el proyecto Minas Conga.

Con las muertes en Cajamarca suman 12 las víctimas fatales en protestas sociales desde que el presidente y militar retirado Ollanta Humala asumió el poder en julio del año pasado. En el anterior gobierno del ex presidente Alan García se reportaron 174 muertos por protestas sociales, según datos oficiales.

La minería es clave para la economía de Perú, porque aporta el 60% de las exportaciones totales del país.

Estado de emergencia. El ministro de Justicia, Juan Jiménez, anunció que el presidente Humala decidió decretar el estado de emergencia en las provincias de Celendín, Hualgayoc y la misma Cajamarca, debido a los graves disturbios en la jornada.

Con el estado de emergencia, que será por 30 días, se autoriza a las fuerzas armadas a restablecer el orden público, se suprime las garantías constitucionales y se restringe el libre tránsito y reunión de personas en la zona afectada.

"Simplemente por prevención se está tomando la decisión de declarar el estado de emergencia hasta que esto se estabilice", dijo Jiménez. "Exhorto a la población de Cajamarca que depongan actitudes que no son conciliables con un estado democrático y que reconsideren posturas intransigentes para que podamos sentarnos a conversar", agregó el ministro.

Es la segunda vez que el gobierno decreta el estado de emergencia en Cajamarca en menos de siete meses, luego de que lo instaurara a fines de noviembre por casi un mes para calmar las protestas contra el proyecto Minas Conga.

La minera Yanacocha, operadora de Minas Conga, dijo la semana pasada que comenzó la construcción de los reservorios de agua para garantizar su suministro a las comunidades cercanas que viven de la agricultura y la ganadería.

El trabajo de los reservorios demoraría entre 18 y 24 meses, antes de desarrollar las instalaciones propias de la mina.

Perú, el segundo productor mundial de cobre y el sexto de oro, posee vastos recursos mineros y su extracción suele enfrentar el rechazo de pobladores que temen daños ambientales o piden una mayor participación en los ingresos del sector.

Amenaza latente. Hace algunos días líderes antimineros en Cajamarca habían amenazado con radicalizar las protestas contra Newmont y el presidente Humala advirtió a los manifestantes atenerse a las consecuencias en el restablecimiento del orden.

El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, condenó el enfrentamiento y acusó a "agitadores" que promueven la violencia de manifestantes contra el proyecto Minas Conga.

"En este momento se va a tomar todas las medidas que sean necesarias para reponer el orden en respeto a la ley en Celendín particularmente", agregó el funcionario.

El presidente de la región de Cajamarca y líder de las protestas antimineras de la zona, Gregorio Santos, lamentó vía Twitter las víctimas y acusó al gobierno del presidente Humala de responder con violencia ante las protestas.

"Este es el gobierno que tenemos, para mineras todo, para el pueblo balas", dijo Santos.

Los protestas sociales, que suman más de 250 en todo el país, amenazan con frenar proyectos mineros por unos US$53.000 millones previstos para los próximos años.