La venta de vehículos nuevos en Perú alcanzaría un nuevo récord de 140 mil unidades en el 2011, mostrando un crecimiento de 16% respecto al 2010, estimó este viernes el banco Scotiabank.

Explicó que esta evolución positiva estaría sustentada en la expansión del consumo privado, en la caída de precios producto de la menor carga tributaria y en la mayor disponibilidad y flexibilidad de crédito vehicular.

También en la entrada en vigencia del Bono del Chatarreo, que incentivará la renovación del parque automotor, en la prohibición de importación de vehículos usados a través de la Zona Franca y Comercial de Tacna (Zofratacna) a partir del presente año, y en la apertura de nuevos puntos de venta principalmente en provincias.

La tasa de crecimiento de ventas en provincias será superior a la de Lima, por lo que al cierre del 2011 la participación de las provincias alcanzaría el 25% de las ventas totales, frente al 22% del 2010, señaló el banco en su Reporte Semanal.

Durante el primer semestre del presente año las ventas de vehículos nuevos alcanzaron 67,896 unidades, mostrando un aumento de 24% respecto al mismo período del año pasado, señala el documento elaborado por los analistas del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Pablo Nano y Carlos Amat.

Explicó que un factor atípico que se dio durante la primera mitad del año fue la acentuada pérdida de participación de mercado de las marcas japonesas como consecuencia del terremoto y tsunami que afectó Japón el pasado 11 de marzo.

Este sismo originó que algunas plantas pararan temporalmente, lo que afectó en el segundo trimestre los suministros de marcas como Toyota, Nissan, Suzuki, Honda y Mitsubishi.

No obstante, desde el tercer trimestre las marcas japonesas han empezado a normalizar su abastecimiento, por lo que sus ventas se recuperarían en el corto plazo.

En términos desagregados, resaltaría el dinamismo en la venta de vehículos ligeros, en especial con motores hasta 1.500 centímetros cúbicos, de bajo consumo de gasolina, y que vienen siendo demandados por los segmentos socioeconómicos B y C.

Anotó que la mayoría de marcas tienen planificado el lanzamiento de nuevos modelos con el fin de atender nichos específicos de mercado, como el de los clientes que buscan una opción económica a los vehículos usados.

La venta de vehículos comerciales estaría concentrada en el segmento de camionetas pick up por parte de empresas de los sectores minería y construcción y, en menor medida, camionetas panel y furgonetas utilizadas por las pymes y empresas de distribución minorista y por los minibuses de hasta 13 pasajeros demandados por las empresas de turismo.

Las ventas de vehículos pesados mostrarían una evolución positiva debido a la mayor demanda de camiones de mayor tonelaje y tractocamiones provenientes principalmente de los sectores minería, construcción y agroindustria.

Asimismo, se prevé que continúe el dinamismo en las ventas de los camiones ligeros y medianos ante la mayor demanda de empresas de los sectores comercial y logístico.

La venta de ómnibus continuaría liderada por la renovación de flotas por parte de las empresas de transporte urbano, en especial unidades adaptadas a gas natural vehicular (GNV), las cuales alcanzarían el 25% de las ventas de este segmento.

Scotiabank resaltó el potencial de este nicho de mercado pues existen cerca de 27.000 unidades con 25 años de antigüedad que brindan el servicio de transporte urbano.

También se mantendría la demanda de ómnibus de pasajeros interprovinciales, aunque a un menor ritmo respecto de años anteriores.

Finalmente, un factor que contribuiría a impulsar las ventas es la inversión en la inauguración de nuevos puntos de venta y posventa, la cual ascendería a 40 millones de dólares durante el 2011, según estimados de la Asociación de Representantes Automotrices del Perú (Araper).

No obstante dos de las limitaciones que vienen enfrentando las empresas del sector es la escasez de terrenos aparentes para montar centros de servicios integrales, que incluyan no sólo showrooms sino también talleres para servicios posventa, así como problemas para obtener las licencias municipales en la ciudad de Lima.