Los gobiernos de Perú y Bolivia acordaron trabajar en una política energética para aprovechar la producción de gas en ambos países y en la posibilidad de exportar gas natural boliviano a los mercados de Asia por la costa peruana del Pacífico.

El acuerdo forma parte de una declaración conjunta de ambos países tras una primera reunión de sus gabinetes de ministros encabezados por los presidentes Ollanta Humala y Evo Morales.

La cita se realizó en una localidad de la región de Puno, fronteriza con Bolivia, en donde se comprometieron además a luchar de manera conjunta contra el narcotráfico, la minería ilegal, la trata de personas y el contrabando.

"Ambos países somos productores de gas, tenemos ambos probablemente las mayores reservas de gas de Sudamérica y por lo tanto es una necesidad coordinar una política energética que beneficie a nuestros pueblos y que beneficie a países hermanos", dijo Humala a periodistas al final de la cita presidencial.

Según la declaración firmada por Humala y Morales, ambos países acordaron iniciar los estudios necesarios que permitan evaluar la viabilidad técnica económica de proyectos como "la posible exportación de gas natural boliviano por la costa sur del Perú a los mercados gasíferos de Asia Pacífico".

Actualmente Perú construye un gasoducto en el sur del país con una inversión de más de 5.000 millones de dólares, un plan de la brasileña Odebrecht y la española Enagás.

"Este es un proyecto importante que estamos dispuestos a compartir con el pueblo boliviano", afirmó Humala.

"Vamos inmediatamente a iniciar una serie de reuniones de carácter bilateral a fin de buscar el mejor aprovechamiento del gas peruano y del gas boliviano", agregó el mandatario.

Humala había dicho el año pasado que el gasoducto que se construye en el sur del país, cuyos trabajos terminarían en 2017, abriría la posibilidad para que Bolivia conecte su red de tubería de gas con Perú para darle una mayor dimensión al proyecto.