Lima. La exploración de hidrocarburos en el Lote XXVIII, en Lambayeque, sólo ocupará el 0,3% de los terrenos destinados al proyecto de irrigación e hidroenergético Olmos en dicha región, informó este jueves el presidente de Perupetro, Aurelio Ochoa.

Refirió que la exploración en el subsuelo de dichos terrenos puede ejecutarse sin inconvenientes porque la intangibilidad de los mismos, declarada mediante decretos de urgencia, venció el año anterior.

“Se dieron dispositivos para la intangibilidad temporal para la desocupación de los invasores que ingresaron a los terrenos. Pero el primer decreto de urgencia venció el 31 de diciembre del 2010, el cual se prorrogó hasta el 31 de diciembre del 2011”, recordó.

Precisó que Pitkin Petroleum, concesionaria del Lote XXVIII, podrá realizar la exploración de hidrocarburos en los terrenos de Olmos solicitando el permiso de ingreso a los propietarios de los mismos.

Si la referida empresa y los dueños de Olmos, que hoy se encuentra en posesión del gobierno regional de Lambayeque, no llegan a un acuerdo sobre la exploración, el Estado intervendría en la búsqueda de una solución de acuerdo a ley, explicó.

“Entraría a fijar un justiprecio que la empresa pagaría y haría prevalecer el derecho de servidumbre, si no hay un acuerdo para acceder al subsuelo”, indicó.

Mencionó que la legislación peruana diferencia al suelo del subsuelo en términos de propiedad, porque el primero puede pertenecerle al Estado o a privados, mientras que el segundo sólo al Estado.

Agregó que el Lote XXVII, ubicado en las regiones Piura y Lambayeque, se extiende por 314,132 hectáreas, de las cuales sólo 140, que representan el 0,4% del total, serían empleadas para la exploración.

Ochoa aseguró que dicho sector sólo se superpone en el 0,3% del proyecto de irrigación e hidroenergético Olmos, y que la ocupación solo será temporal.

Entre las actividades que comprenden la exploración del subsuelo, que podría ejecutarse en unos tres meses, figura la realización de la sísmica 2D, perforación de pozos, habilitación de campamentos, zonas de descarga, puestos de reabastecimiento y helipuertos.

Autoridades de la referida región habían señalado que la exploración de dicho proyecto afectaba el 85% del terreno de Olmos.