Ciudad de Panamá. La industria pesquera panameña dedicada a la exportación atraviesa el peor momento de al menos los últimos cinco años. Las exportaciones de atún, pescado fresco y filete de pescado cayeron 42,3%, mientras que las de camarones 32%.

La facturación de este sector es la más baja desde 2006, con $76,8 millones en los primeros siete meses del año en el caso de los envíos al exterior de atún y pescado, unos $56.3 millones menos que al mismo período de 2009. En el camarón, las ventas fueron de $13 millones hasta julio, $5.3 millones abajo de las cifras del año pasado, según las últimas cifras de la Contraloría.

La brecha se amplía cuando se comparan con las cifras de la industria en 2008, uno de sus mejores años, cuando se exportaron entre enero y julio $165 millones solo en atún y pescado.

La situación actual llevó a que dos de las 25 plantas de exportación de productos del mar que existen en el país cerraran este año, mientras que otras tuvieron que reorientar su mercado.

Valerio de Sanctis, presidente de la Asociación de Productores, Procesadores y Exportadores de Productos del Mar (Appexmar), indicó que el sector se encuentra en estado de sobrevivencia debido a una serie de factores tanto locales como internacionales.

La peor caída del sector pesquero de exportación se dio este año entre marzo y abril, cuando los envíos a Estados Unidos y Europa cayeron 77% y 60,8%.

Según Appexmar, los factores que han empeorado la caída de las exportaciones de atún, pescado y camarones son la falta de una política pesquera estable, la crisis económica internacional, el aumento de las zonas prohibidas para la pesca, falta de incentivos, disminución de la cotización del euro y la restricción del mercado europeo por dos meses a principios de este año.

De Santics afirmó que la industria está sobreviviendo a este mal tiempo con una rentabilidad mínima. Incluso afirmó que varias de las empresas han dejado de exportar para enfocarse a las ventas locales de productos del mar. Otros están considerando trasladar sus operaciones a otros países donde su actividad de pesca para exportación pueda ser más competitiva, entre ellos Nicaragua.

Pero el panorama no es totalmente oscuro para los exportadores de pescados y camarones panameños. El mercado estadounidense, a donde va el 70% de la exportación de productos del mar de Panamá, ha empezado a estabilizarse.