Brasilia. Más de 300 pescadores en 55 barcos salieron al río Xingú, en el estado brasileño de Pará, en plena Amazonía, para protestar contra la construcción de una gigantesca hidroeléctrica, informó el sábado el Consejo Misionero Indigenista (CIMI) de la Iglesia Católica.

Los barcos permanecerán en el río hasta el lunes y se les sumarán otras 25 embarcaciones con 100 pescadores llegados de otras poblaciones durante el fin de semana. La idea es mostrar que la riqueza del río puede acabar con la obra.

El lunes, los pescadores realizarán una "gran romería fluvial" y desembarcarán frente a la empresa responsable del consorcio de la hidroeléctrica, Eletronorte, en la ciudad de Altamira.

El acto de denuncia terminará con un almuerzo en el que serán servidos los pescados traídos por los pescadores, informó el CIMI en un comunicado.

La hidroeléctrica recibió en enero autorización ambiental para iniciar las obras.

El proyecto, con gran participación estatal, levanta fuerte polémica entre ambientalistas y habitantes de la zona, entre los que se encuentran varias comunidades indígenas.

Con 11.200 MW de potencia (cerca de 11% de la capacidad instalada del país) y un costo de US$11.000 millones, la represa sería la tercera mayor del mundo, detrás de Tres Gargantas en China e Itaipú en la frontera de Brasil y ParaProtestan contra inicio de las obras de una hidroeléctrica en la Amazonía.