Quito. Al cumplirse cuatro meses de la fusión de las estatales petroleras Petroamazonas con Petroecuador, las novedades surgen en la empresa que terminó a cargo de la producción, Petroamazonas.

Petroamazonas maneja 13 bloques (tres producen gas en la costa) y la producción está cumpliendo la meta (321.000 barriles diarios). No obstante, algunos aspectos relativos a contratos y proveedurías tienen novedades en sus formas.

Se conoció que, por ejemplo, Petroamazonas ha hallado inconsistencias en montos de las listas de precios de algunos contratistas, al comparar el contrato físico y su versión facsimilar. Hasta solucionar estos problemas, que son abundantes, Petroamazonas está en la situación de no poder cumplir pagos con algunos proveedores.

Oswaldo Madrid, gerente de Petroamazonas, explica que están revisando, caso por caso, los contratos y otras tareas relativas al área administrativa. Espera que en este año se regularice todo este proceso.

- Esta semana la producción petrolera nacional subió a 522.000 barriles diarios, ¿cuánto representa Petroamazonas?

- Del total del país tenemos una producción de 321.000 más 71.000 barriles de Rio Napo, de la que Petroamazonas es accionista mayoritaria y en la cual estamos interviniendo.

- ¿Cómo están trabajando los campos de Petroamazonas actualmente?

- No ha habido novedades, realmente, es una buena señal. Las actividades operativas se han llevado con normalidad, el resultado es una producción bastante buena y cumplimiento de metas. Los equipos técnicos, ya consolidados, están trabajando fuertemente para llevar esa producción a niveles más altos.

- El tema laboral: ¿Ha habido despidos, remociones, traslados de trabajadores?

- No, no ha habido ningún movimiento de personal, todo el personal que estaba trabajando en la Gerencia de Producción (de Petroecuador) está laborando normalmente en Petroamazonas y esperamos que siga así. Queremos que el personal se integre, pues estamos en una mezcla de culturas que es una de las cosas más importantes que debemos manejar.

- ¿Cómo avanza, justamente, esa combinación de culturas empresariales?

- Al asumir las operaciones, el 2 de enero, hemos cumplido un hito en un proceso que, de hecho, continúa. Hay la adaptación y consolidación (de equipos profesionales) que va a tomar muchos meses más. Hemos tratado de precautelar la producción ante todas las cosas. En un proceso de este tipo lo que más tarea demanda son administrativos, es decir, temas legales, contractuales, financieros, presupuestarios, de recursos humanos… son los que deben irse adaptando a la estructura de Petroamazonas.

- ¿Cuánto demorará ese proceso?

- Todo este año y un poco más, porque el paso de las operaciones ha traído a Petroamazonas una serie de aspectos que deben irse solucionando, son contratos, manejo de proveedores, regularizar listas de precios y otras cosas, que deben ser adaptados bien, desde el principio, para no acarrear problemas.

- ¿Están esperando que caduquen esos contratos?

- No, los contratos continúan, algunos se irán reemplazando para que se adapten a la modalidad contractual de Petroamazonas, lo importante es no afectar las operaciones.

- ¿Se trata de una renegociación?

- Son ratificaciones contractuales pero, a medida que avancemos, caso por caso, se irán modificando los contratos para que sean similares a los que maneja Petroamazonas.