La petrolera brasileña Petrobras dijo el miércoles que llegó a un acuerdo con su rival francesa Total SA para venderle activos por US$2.200 millones, que incluyen campos petroleros y dos plantas termoeléctricas.

Petroleo Brasileiro SA, como es conocida formalmente la empresa controlada por el Estado, recibirá US$1.600 millones en efectivo en 60 días, cuando se cierre el acuerdo, dijo el director financiero Ivan Monteiro en una conferencia de prensa. El resto lo recibirá durante su asociación con Total.

Con el acuerdo, la cifra de desinversiones para los dos años al 2016 alcanzó los US$13.000 millones, dijo Monteiro, US$2.000 millones por debajo de la meta establecida por la compañía para reducir su deuda de US$125.000 millones.

El presidente ejecutivo de Petrobras, Pedro Parente, dijo que los restantes US$2.000 millones se sumarán a la meta de ventas de activos de la empresa en 2017.

Bajo el acuerdo, Total comprará participaciones en dos campos petroleros en el llamado polígono subsal de Brasil, que contiene la mayor parte de los gigantescos descubrimientos de reservas de crudo atrapadas bajo una capa de sal en el lecho marino. La compañía francesa también adquirirá un 50% de dos estaciones termoeléctricas en el estado de Bahía.

"Esta es una asociación estratégica y nuestra meta es reducir nuestro riesgo de exploración y mejorar la operación en los campos que poseemos juntos", dijo Parente, quien fue acompañado por el presidente ejecutivo de Total, Patrick Pouyanne, durante la conferencia de prensa.

Petrobras tendrá la opción de adquirir hasta un 20% de participación en el campo Perdido Foldbelt, en la costa estadounidense del Golfo de México, que son propiedad de Total y Exxon Mobil Corp.

Parente dijo que el acuerdo con Total fue autorizado por el tribunal de auditoría de Brasil, que suspendió el programa de desinversiones de la petrolera anteriormente este mes.