La estatal brasileña Petrobras anunció el hallazgo de una acumulación de hidrocarburos en aguas profundas de un campo marítimo ubicado frente a las costas del estado de Espíritu Santo, en la costa atlántica del país.

El hallazgo fue realizado mediante la perforación de un pozo en un área en la que el océano Atlántico tiene una profundidad de 1.319 metros y a unos 81 kilómetros de Vitoria, capital de Espíritu Santo.

De acuerdo con la compañía, los reservorios, con gas y condensado, fueron identificados a 3.055 metros de profundidad y la perforación del pozo fue finalizada en 3.238 metros.

Petrobras es la operadora y detiene el cien por cien de los derechos sobre la producción del campo de Golfinho, donde fue realizado el descubrimiento.