La petrolera estatal brasileña Petrobras anunció la venta de su participación del 20% en las concesiones de los campos de Bijupirá y Salema, actualmente operados por Shell, por US$25 millones a PetroRio (ex HRT), dentro del plano de desinversiones de la empresa.

Los campos están localizados en la Cuenca de Campos, en láminas de agua variando de 480 metros a 850 metros, y tienen una producción diaria media de 22.000 barriles de óleo y 325.000 metros cúbicos de gas asociado, según la nota.

El crudo extraído es del tipo leve de entre 28 y 31 grados API.

Petrobras, que vive una grave crisis económica y financiera, aseguró que la operación se encuentra dentro del plan de desinversiones de la compañía para sanear sus números, maltrechos tras las denuncias por corrupción en el seno de la empresa y que afectaron la captación de recursos en los mercados internacionales.