Petrobras anunció la venta de su refinería San Lorenzo y una red de distribución de combustible asociada de 350 puestos, avaluadas en US$110 millones, a Oil Combustibles S.A., propiedad del empresario kirchnerista Cristóbal López.

La adquisición marca el ingreso de López al negocio petrolero mediante la comercialización de bencinas. El empresario, conocido en Argentina por su cercanía al ex presidente Nestor Kirchner, ha estado vinculado tradicionalmente con el negocio de los juegos de azar.

López contaba hasta hace algunos meses con 12 concesiones de casinos en Argentina.

El negocio. Una subsidiaria de Petrobras, Petrobras Energía, precisó que la oferta por los activos fue de US$36 millones. Además, los stocks de petróleo y de diversos productos totalizaron US$74 millones, lo que entregó un global superior a los US$100 millones, según informa ambitofinanciero.com

Petrobras precisó su interés por continuar en el mercado argentino de la refinación y comercialización de combustible mediante las operaciones de su refinería en la ciudad de Bahía Blanca y su red comercial correspondiente.

La adquisición de Refinería San Lorenzo por parte de López, la refinería se convierte en una petrolera integrada, como Petrobras y como YPF, firma que también fue adquirida por un empresario vinculado a Nestor Kirchner: el banquero Enrique Ezkenazi, titular del grupo Petersen y del Nuevo Banco de Santa Fe.

Los desembarcos de estos grupos nacionales en el mercado petrolero van en línea con el repliegue de las firmas internacionales frente al agotamiento de las reservas de hidrocarburos con las que se quedaron en los 90.