Sao Paulo. La estatal brasileña Petrobras reducirá sus inversiones en lugar de aumentar su carga de deuda si su plan de capitalización no es aprobado por el Congreso, dijo el viernes Alexandre Quintao, titular de relaciones con inversionistas de la compañía.

El objetivo del plan de capitalización de la empresa es recaudar fondos para explotar reservas petroleras con una importante envergadura potencial en la capa pre-sal de cuencas costa afuera.

En virtud del complejo plan, el gobierno cederá los derechos de 5.000 millones de barriles de petróleo y la compañía los paga a través de una oferta de acciones, la que -según analistas- podría recaudar hasta US$75.000 millones.

Sin embargo, la propuesta está estancada en el Congreso, lo que ha generado incertidumbre sobre la capacidad de Petrobras para financiar proyectos futuros. La compañía planea invertir entre US$200.000 millones y US$220.000 millones en el período 2010-2014.