Río de Janeiro. La estatal petrolera brasileña Petrobras dijo este jueves que detectó nuevas reservas de hidrocarburos en un pozo localizado en aguas muy profundas en la cuenca marina de Sergipe-Alagoas, en el nordeste del litoral brasileño.

El nuevo pozo se encuentra en el bloque BM-SEAL-11, una concesión en la cuenca Sergipe-Alagoas en un pozo ya existente conocido como Farfan, a 109 kilómetros del litoral de Aracajú (capital regional de Sergipe, en el nordeste de Brasil), en una región del mar en que la profundidad del agua es de 2.720 metros.

Petrobras ostenta el 60% de participación en el bloque, en el que tiene como socio a la empresa IBV Brasil (40%).

El pozo que confirmó la nueva reserva fue perforado a 21 kilómetros del yacimiento Barra, cuyo descubrimiento en septiembre de 2011 le permitió a Petrobras presentar a la cuenca marina de Sergipe-Alagoas como una nueva y prometedora provincia petrolera en Brasil.

En un comunicado, Petrobras explicó que el pozo Farfan se exploró hasta los 5.582 metros de profundidad y en él se descubrió una columna de hidrocarburos de 44 metros, de los que 40 corresponden a arenitos porosos portadores de hidrocarburos ligeros.

La intención de la petrolera es perforar hasta los 6.000 metros para analizar la roca y los fluidos encontrados.