Sao Paulo. La petrolera estatal Petrobras fue la empresa que más perdió valor de mercado durante el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, quien fue reelegida en las urnas el pasado octubre para comandar Brasil los próximos cuatro años, según un análisis presentado hoy por la consultora Economática.

De acuerdo con los cálculos de Economática, entre 2010, cuando Rousseff fue elegida en las urnas por primera vez, y 2014, la petrolera estatal perdió 200.690 millones de reales (unos US$79.100 millones) de valor de mercado.

El 31 de diciembre de 2010, Petrobras, la mayor empresa del país, tenía un valor de mercado de 380.247 millones de reales (unos US$149.920 millones), mientras que el 24 de noviembre de 2014 éste cayó hasta los 179.557 millones de reales (unos US$70.780 millones).

Desde hace varios meses, Petrobras se encuentra inmersa en un escándalo de corrupción por supuestos desvíos millonarios en la petrolera y por los que recientemente fueron detenidos un exdirector de la estatal y ejecutivos de importantes empresas nacionales.

Según las autoridades, el esquema de corrupción movilizó en términos de lavado de dinero y de sobrefacturación unos 10.000 millones de reales (unos US$3.850 millones).

Después de Petrobras, la minera Vale fue la segunda empresa con mayor caída de valor de mercado, al perder en cuatro años 159.365 millones de reales (unos US$62.815 millones), seguida de la petrolera OGX, del empresario Eike Batista (-64.340 millones de reales o US$25.354 millones).

OGX, la más emblemática de Batista, fue creada en 2007 cuando el entonces séptimo hombre más rico del mundo ganó los derechos para explorar 21 áreas petroleras en Brasil, pero el año pasado tuvo que acogerse a la ley de quiebras.

Los problemas financieros del grupo surgieron en 2012, cuando la compañía admitió que la producción prevista para el hasta entonces prometedor yacimiento de Tiburón Azul sería muy inferior a la calculada debido a dificultades técnicas para extraer el petróleo.

En contrapartida, las empresas que más ganaron valor de mercado en el periodo de Rousseff fueron la cervecera AmBev y el banco privado Bradesco, con un crecimiento de 120.460 millones de reales (unos US$47.476 millones) y 55.575 millones de reales (unos US$21.687 millones), respectivamente.