Rio de Janeiro. Petrobras está en las últimas etapas de contención y limpieza de un derrame de 160 barriles de crudo (26 metros cúbicos) en el océano frente a las costas del sur de Río de Janeiro, dijo el miércoles la compañía petrolera estatal brasileña en un comunicado.

El derrame comenzó el martes después de que se rompió un ducto largo y flexible que une a un pozo submarino con una plataforma de producción, dijo Petrobras en el comunicado.

El derrame ocurrió en el bloque BM-S-9, o "Carioca". El área es un 45% propiedad de Petrobras, que también es el operador del campo, 30% del británico BG Group y 25% de la española Repsol-YPF.

El crudo, que es producido bajo un sistema de pruebas de larga duración, era bombeado al buque de producción Dynamic Producer de Petroserv SA, un operador naviero brasileño.

El derrame es el tercero que se reporta en Brasil en menos de tres meses y es el segundo de Petrobras en una semana. Los derramen en planteado preocupaciones sobre el mayor riesgo de daño ecológico mientras el país busca desarrollar una de las mayores y más promisorias regiones de crudo en alta mar fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En noviembre ocurrió un derrame de 2.400 barriles en el campo Frade, operado por Chevron y parte de la Cuenca Campos de Brasil. Petrobras es dueña de un 30 por ciento de Frade, la firma Frade Japao, controlada por la japonesa Inpex, posee un 18% y Chevron tiene un 52% de la propiedad.

El 26 de enero, Petrobras vertió 317 galones (7 barriles o 1,2 metros cúbicos) de crudo desde un terminar de carga de una refinería en el sur de Brasil, dañando playas cercanas.

Ibama, la agencia de protección ambiental de Brasil, y el regulador del sector petrolero del país, la ANP, revisaron el miércoles el más reciente derrame en el campo Carioca desde un helicóptero.

La ANP dijo que hay pocas posibilidades de que el crudo llegue a las costas de Brasil. Ibama ordenó a Petrobras que entregue un reporte sobre el derrame dentro de cinco días.