Sao Paulo. La petrolera brasileña Petrobras, operada por el Estado, informó este lunes que una corte federal en Nueva York aprobó un acuerdo fuera de tribunales para resolver una demanda colectiva en Estados Unidos por corrupción.

Petroleo Brasileiro SA acordó en enero pagar US$2.950 millones para poner fin a la demanda en Estados Unidos en lo que sería una de las mayores conciliaciones de este tipo en el país norteamericano por parte de una entidad extranjera.

El dinero que Petrobras se comprometió a pagar es 6,5 veces superior al importe recuperado y devuelto a los cofres de la estatal mediante la operación "Lava Jato", que investiga los desvíos en la petrolera brasileña.

Los términos del acuerdo fueron aprobados definitivamente este viernes pasado por un tribunal federal en Nueva York, afirmó la compañía en un comunicado al regulador.

El dinero que Petrobras se comprometió a pagar es 6,5 veces superior al importe recuperado y devuelto a los cofres de la estatal mediante la operación "Lava Jato", que investiga los desvíos en la petrolera brasileña.

La autorización podría ser apelada a través de una corte superior, dijo Petrobras, y añadió que el acuerdo no constituye una admisión de ningún delito relacionado con una investigación por corrupción en Brasil denominada "Lavado de Autos".

El acuerdo es visto como un hito importante para la empresa en momentos en que sale del escándalo que ha involucrado a dos expresidentes brasileños y a decenas de ejecutivos corporativos en el país.

La investigación del caso "Lavado de Autos" comenzó a inicios del 2014 y ha llevado a una lucha sin precedentes contra la corrupción política en Brasil.

Durante el curso de las pesquisas han salido a la luz miles de millones de dólares pagados en sobornos por parte de empresas constructoras a políticos y ejecutivos de compañías estatales como Petrobras a cambio de lucrativos contratos.

La empresa fue víctima de una gran red de corrupción conformada por ex directivos de la compañía, políticos y empresarios que desviaron millones de dólares entre 2003 y 2014.

Estos desvíos millonarios se llevaron a cabo mediante contratos amañados y sobrefacturados, en que se repartían de manera irregular cerca de un 3 por ciento de cada contrato.

*Con información de Reuters y Xinhua.