Río de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras informó hoy que pagó una deuda de US$500 millones que tenía con el grupo Citibank y cuyo vencimiento estaba previsto para 2017 y 2018.

     En un comunicado, Petrobras aseguró que además de cancelar la deuda, contrató un nuevo préstamo con Citibank, por el mismo valor, con caducidad en 2022 y sin garantías reales.

     En su documento, la petrolera aseguró que "continuará evaluando nuevas oportunidades de financiación, de acuerdo con su estrategia de gerencia de pasivos, que visa una mejora del perfil de amortización y reducción del coste de la deuda, considerando metas de endeudamiento previstas en su Plano de Negocios y Gestión 2017-2021".

     La operación con el Citibank se produjo un día después de que la petrolera realizara, mediante su filial Petrobras Global Finance, una emisión de títulos de deuda por valor de 4.000 millones de dólares con vencimientos en 2022, 2027 y 2044.

     La demanda superó los US$20.000 millones y en ella participaron cerca de 400 inversores, principalmente de América del Norte (77%) y de Europa (19%).

     El dinero recaudado servirá para el pago de préstamos y la refinanciación de otros.

     Petrobras, la petrolera más endeudada del mundo, lanzó un plan de venta de activos para recaudar dinero y hacer frente a su gigantesca deuda.

     La compañía espera vender activos por hasta US$17.000 millones entre 2017 y 2018.

     Entre 2015 y 2016, la empresa estatal logró recaudar US$13.600 millones con la venta de activos.

     Petrobras registró un beneficio de 4.449 millones de reales (cerca de US$1.350 millones) en el primer trimestre de este año, revirtiendo así el prejuicio de 1.246 millones de reales (US$380 millones) del mismo período de 2016.