Sao Paulo. Las incertidumbres en cuanto a la capitalización de las acciones de Petrobras, hizo que se derrumbaran las acciones este jueves en la Bolsa de Valores de São Paulo (Bovespa) y la empresa perdiera el primer lugar entre las empresas latinoamericanas, cediendo su puesto a la minera nacional Vale. 

Según publicó el diario Estadao de Brasil, los papeles de la petrolera cayeron más del 3%, lo que refleja las diferencias de los valores de las reservas que se utilizarán en una cesión onerosa. Ayer, la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) recibió el informe preliminar de la certificación de las reservas, pero la prioridad es mantener el sigilo de los números.

Hay grandes dudas en el mercado sobre la viabilidad de las operaciones de capitalización de los precios sugeridos por la consultora Gaffney Cline Associates (GCA), contratada por ANP para la venta del pozo estatal Franco, según un reportaje publicado por el estado, la empresa llegó a los US$10 y US$12 por barril. Petrobras, a vez, logró una validación entre US$6 y US$8.

“Creo que cualquier valor por sobre de US$7,50 por barril será perjudicial para Petrobras y sus accionistas, dijo el economista jefe de la corredora Banif Oswaldo Telles. El riesgo, según los analistas es la gran desilusión de los moniristas.

“Tal vez el mercado no tenga fuerzas para acompañar la operación y la liquidez puede bajar, lo que elevaría la cuota del gobierno en la estatal por cerca de 50%”, comenta un operadora de Um Investimentos, Paulo Hegg en una publicación del diario brasileño.

“Las dos empresas forman parte del mercado de commodity. Pero Vale no tiene la presión de una capitalización de 150.000 millones de reales (US$85.000 millones). Es mucho más lo que se ha debilitado una, que lo que se ha fortalecido la otra”, dijo Mônica Araújo, jefa de análisis de la corredora Ativa, según una publicación del diario Folha

En la Bolsa, Petrobras validó ayer US$144.600 millones, mientras que Vale consiguió US$145.500 millones. Cuando Vale fue privatizada en 1997, Vale costaba el 43% de Petrobras.

Sólo este año, la empresa estatal perdió un cuarto de su valor de mercado y es una de las más grandes del sector que más perdieron su tamaño.