strRío de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras venderá nuevas acciones por hasta US$64.520 millones, una de las colocaciones más grandes de la historia, a fin de buscar fondos para el mayor plan de inversión en exploración de crudo del mundo.

La compañía ofrecerá US$1.590 millones de nuevas acciones preferenciales y US$2.170 millones de nuevas acciones comunes, dijo este viernes Petrobras en un comunicado publicado en el diario Valor Economico.

Esta iniciativa forma parte de una operación que incluye un intercambio de petróleo por acciones por US$43.000 millones, respaldado por el Estado.

Al precio de cierre del jueves para las acciones, la compañía recaudaría 67.800 millones de reales (US$39.200 millones) con la venta de acciones comunes y otros 43.800 millones de reales (US$25.400 millones) por las preferenciales, convirtiéndola en una de las mayores ofertas de acciones en la historia.

Petrobras planea iniciar el proceso de recepción de ofertas de inversores el 3 de septiembre y la fijación del valor de la venta de acciones está prevista para el 23 de septiembre.

El plan se ha convertido en la piedra angular de la financiación del proyecto de inversiones a cinco años de la compañía por US$224.000 millones, que busca convertir a Brasil en un exportador principal de petróleo, accediendo al crudo que se encuentra en las profundidades debajo del lecho marino, en una región conocida como subsal.

La compañía enfrenta el escepticismo de los inversores que han cuestionado el alto precio de las reservas de petróleo a ser usadas en el acuerdo de intercambio de petróleo por acciones respaldado por el Estado, lo que ha desatado temores de que Petrobras podría estar pagando demasiado por los activos y diluyendo el valor de las acciones.

Bajo los términos del canje de petróleo por acciones de US$43.000 millones, Petrobras dijo que acordó intercambiar parte de las acciones a ser emitidas por derechos de desarrollo de 5.000 millones de barriles de petróleo costa afuera a un precio de US$8,51 por barril, bastante más arriba que los US$5 o US$6 por barril que los mercados veían como justos.