Rio de Janeiro. Las petroleras que operan en Brasil podrían demandar el gobierno si el Congreso revierte un veto presidencial a un proyecto de ley de regalías, publicó este jueves un diario local citando comentarios de un ejecutivo de alto nivel de Petrobras.

Al aplicar un aumento de las regalías sobre las concesiones existentes, la legislación, de ser aprobada, podría abrir la puerta a una serie de demandas por incumplimiento de contrato, dijo el presidente ejecutivo de la petrolera estatal Petrobras, José Sergio Gabrielli, al periódico O Estado de S. Paulo tras hablar en el Congreso el miércoles.

Reuters no pudo contactar de inmediato a la oficina de prensa de Petrobras ni a los asesores de Gabrielli.

La legislación fue vetada por el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva en diciembre, antes de abandonar su cargo para ser sucedido por Dilma Rousseff.

El proyecto de ley eleva las regalías sobre la producción de crudo a 15% desde 10% sobre todos los contratos de concesión existentes y futuros.

Para evitar una "situación legalmente inmanejable", el Senado espera acordar un compromiso de distribución de regalías el 15 de septiembre, reportó Estado en su sitio en internet, citando al senador Delcídio Amaral, presidente del comité de infraestructura del Senado.

El aumento de la regalía es parte de un proyecto de ley mayor que apunta a distribuir las regalías más equitativamente entre los 27 estados de Brasil.

Actualmente, la mayor parte de las regalías van a Río de Janeiro, el estado donde se produce la mayor parte del petróleo de Brasil.

Entre las compañías que producen crudo o tienen concesiones en Brasil figuran Petrobras, Shell, Chevron, OGX Petróleo e Gas, BP y Statoil.